UDEP avanza con proceso de acreditación de facultades

(Piura).- La jefa de la Oficina de Innovación y Calidad Educativa, Fabiola Flores, señaló que la Facultad de Ciencias de la Educación es la que más avanzó, pues fue la primera en iniciar el proceso, de acuerdo a ley.

(Piura).- Con la promulgación de la Ley Nº 28740, ley del Sistema Nacional de Evaluación, Acreditación y Certificación de la Calidad Educativa (SINEACE), en mayo de 2006, se inició el camino a la acreditación de la calidad de las instituciones educativas y de sus programas; siendo las universidades, sus carreras profesionales y sus programas de posgrado competencia del Consejo Nacional de Evaluación, Acreditación, Certificación de la Calidad de la Educación Universitaria (CONEAU).

Entre las disposiciones generales de la ley del SINEACE, se estableció la obligatoriedad de la acreditación para las carreras de ciencias de la salud y educación. Además, la norma establece que el proceso responde a tres criterios: gestión, enseñanza profesional, servicios.

En ese sentido, la jefa de la Oficina de Innovación y Calidad Educativa de la UDEP, Fabiola Flores, señaló que, en la Universidad de Piura, la Facultad de Ciencias de la Educación es la que más avanzó, pues fue la primera en iniciar el proceso ya que así lo indicaba la ley: “Ya se ha terminado su segundo proceso de autoevaluación, el cual se está revisando con la finalidad de ultimar detalles antes que el CONEAU informe que entidad evaluadora externa realizará este proceso”.

Asimismo, Flores Correa señaló que Derecho e Ingeniería también han empezado este proceso, en enero de  2011. Estas facultades llevan avanzado la mitad de la primera autoevaluación. Se espera que entre diciembre de 2011 y enero de 2012, ambas facultades culminen su primera autoevaluación.

Opinan los responsables
Para la decana de la Facultad de Ciencias de la Educación, Flor Hau Yon, entre los beneficios específicos que acarrea la acreditación para su facultad está en que “estudiar en una institución acreditada será garantía de competitividad; además, los interesados tendrán la certeza que dicha institución brinda una formación profesional pertinente y de calidad; asimismo, se facilitará el reconocimiento de títulos y el intercambio de profesionales a nivel nacional e internacional”.

Por otro lado, Susana Vegas, decana de la Facultad de Ingeniería, afirmó que la acreditación permitirá reforzar y mantener la calidad e integridad de la educación que ofrecen: “Pensamos que si bien es importante acreditarnos, más importante es pensar en la acreditación como un proceso de mejora continua, que constantemente ayudará a identificar oportunidades de mejora, las que una vez abordadas, tendrán un impacto positivo en los alumnos, la institución, los empleadores y la sociedad en general”.

En ese sentido, la ingeniera Vegas afirmó que la acreditación garantizará que sus programas cumplen con los estándares requeridos para una institución de educación superior; ofrecerá a los alumnos y familias la seguridad de estar recibiendo una educación que corresponde a su inversión de tiempo, recursos económicos y esfuerzo; y colocará a sus egresados en situación ventajosa frente a los que egresen de una institución no acreditada.

Por su parte, el profesor Carlos Hugo Sánchez, miembro del comité interno de acreditación de la Facultad de Derecho señaló que “la acreditación es una oportunidad para alcanzar nuestros niveles de calidad por medio de medidas concretas y de establecer un diálogo entre la comunidad universitaria y las necesidades de la sociedad (…) Introducir  la cultura de la mejora continua nos introduce en un círculo virtuoso lleno de iniciativas que han de ser puestas en práctica y reformuladas continuamente”.

Con respecto a los beneficios específicos que acarrea la acreditación para su facultad, Sánchez Raygada señaló que “es un reconocimiento de la calidad de nuestra carrera que traería beneficios para todos: captaría el interés de buenos estudiantes para iniciar sus estudios universitarios, se configuraría como un elemento diferenciador para que nuestros egresados accedan al mercado laboral y nuestros estudiantes puedan realizar prácticas pre-profesionales”.

Sobre la Acreditación

  • La acreditación es el reconocimiento formal de la calidad demostrada por una institución o programa educativo a través del órgano operador correspondiente, luego del informe de evaluación externo emitido por una entidad evaluadora debidamente autorizada. La acreditación es temporal y su renovación implica necesariamente un nuevo proceso de autoevaluación y evaluación externa.
  • El CONEAU viene implementando y estableciendo la normatividad y los procedimientos para la realización de los procesos de evaluación, acreditación y certificación, en el marco de la mejora continua de la gestión de la educación superior.
  • El SINEACE tiene  entre sus principales objetivos, promover el desarrollo de los procesos de Evaluación, Acreditación y Certificación de la Educación Superior Universitaria, así como contribuir a alcanzar los niveles óptimos de calidad en los procesos, servicios y resultados de la Educación Superior Universitaria, garantizando la calidad del servicio educativo en las universidades públicas y privadas.
  • El proceso de acreditación tiene cuatro fases: 1. Etapa previa al proceso de acreditación (implica: Informar al CONEAU el inicio del proceso, designar el Comité Interno responsable, y capacitar a los miembros del Comité); 2. Autoevaluación; 3. Evaluación externa; y 4. Acreditación.
  • El 2010, el CONEAU estableció 98 estándares para la acreditación de las carreras profesionales de Ingeniería. Asimismo, se establecieron los modelos de acreditación de los programas de posgrado y doctorado y de acreditación institucional.