“Más que cantidad, hace falta calidad en la Policía”

(Piura).- Ante las últimas medidas para combatir la inseguridad, el Ing. César Chinguel afirma que hace falta unificar los proyectos de interconexión de datos de la Municipalidad, Gobierno Regional y Policía Nacional.

(Piura).- Es positivo tratar  de llegar a estándares internacionales en cuanto a número de policías en las calles y que se estudie una mayor severidad de las penas, pero también  “hay que dar al policía los medios necesarios para trabajar, interconectar las comisarías y puestos de auxilio rápido con líneas de datos de banda ancha que permita integrar información, voz y vídeo. Hace falta unificar los proyectos de interconexión de datos de la Municipalidad, el Gobierno Regional y la Policía Nacional”. Es lo que sostiene César Chinguel Arrese, doctor en Ingeniería, docente e investigador de la Universidad de Piura.

Chinguel Arrese señala también que “Hay que dar estabilidad al policía, estableciendo mecanismos que les permitan sostener a sus familias asegurarles el sustento y una vejez digna…  Por otra parte, no se requieren grandes presupuestos para resolver el problema del atraso tecnológico de la policía en Piura. Es cuestión de prioridades, por ejemplo: ¿se compran cinco camionetas o se invierte en tecnología?  …”, explica.

¿Qué opina sobre las medidas que están tomando el Gobierno Central y el Regional contra la inseguridad: más policías en las calles, formar el Consejo Nacional de Seguridad Ciudadana, presidido por el Presidente?
Elevar el número de policías por habitante es positivo, pero más que cantidad se requiere de calidad en la policía. La formación no termina nunca; por ello, hay que establecer un programa de formación continua -con mecanismos de evaluación- para que se vayan generando niveles profesionales en concordancia con el trabajo que realiza y su desempeño profesional en la calle.

¿Quiénes deben planificar las medidas que se llevarán a cabo?
Un policía no es un militar. Aunque, por su naturaleza, comparte algunos mecanismos de organización con los militares, su trato continuo con personas que acuden a él en busca de una solución a sus problemas obliga a formarlos de manera diferente. Obviamente, la dirección de la Policía debe estar en manos de un policía, pero los programas de formación humana deben estar en manos de profesionales en formación humana.  No todo es derecho positivo, reglamentos y psicología, hay mucho más.  Las universidades y los colegios profesionales son los llamados a brindar una visión complementaria en la formación policial.

En Piura,  ¿qué hace falta para frenar el incremento de la delincuencia?
La participación de la comunidad (común-unidad) es esencial. El consejo de seguridad ciudadana es el  llamado a asumir el rol de liderazgo y coordinación. Se debe  empezar a recuperar la confianza de la población, planificando, denunciando lo malo y promoviendo lo bueno. Si hay malos policías o malos funcionarios deben ser denunciados ejemplarmente. Solo así, la población recuperará la confianza en sus autoridades y se integrará para responder convenientemente a la delincuencia.

El Presidente regional ha decidido enfrentar la inseguridad y se muestra a favor de que haya penas más severas y acumulativas e inclusive la reestructuración del código civil, entre otras medidas”. ¿Qué opina?
Hay leyes suficientes, lo que hace falta es que haya jueces honestos que las hagan cumplir. Evidentemente,  nada es perfecto, por lo que el Derecho positivo puede mejorarse en aspectos específicos; pero, el problema no son las leyes sino la escasa calidad humana y profesional de algunos jueces y fiscales.

Desde el punto de vista operativo, ¿cómo se puede frenar la delincuencia?
Profesionalizando el quehacer público e incluyendo en los planes de acción a profesionales competentes no politizados. Que ayuden a dar un uso más eficiente a los recursos públicos para incorporar las facilidades que ofrece la tecnología moderna (TIC); establecer centros de “control de respuesta a emergencias” (CCRE), que concentre toda la información y canalice la respuesta más apropiada a cada emergencia suscitada, pero -sobre todo- que ejerzan una función disuasiva.

¿Y la video vigilancia?
La raíz del problema es de tipo humano y hunde sus raíces en el maltrato a la institución familiar. La ausencia de políticas públicas que promuevan la familia favorece la violencia e inseguridad ciudadanas. Sin embargo, la video vigilancia es importante para contar con la información en tiempo real para una mejor y más rápida respuesta. Esto requiere de un soporte informático que permita a la Policía acceder a bases de datos desde terminales móviles a información en tiempo real. Se deben interconectar los semáforos para tener mayor control vehicular en la ciudad. Hay que evitar sistemas obsoletos que solo trasportan el video de las cámaras.

En suma, un buen diseño debe incorporar estrategias de crecimiento e integración de nuevos nodos en función al crecimiento de la ciudad; además, en los proyectos se deben aplicar técnicas para la gestión de proyectos que ayuden a reducir al mínimo los riesgos, permitiendo alcanzar los objetivos inicialmente propuestos.

Debe saber

  • A inicios del 2011, la UDEP presentó un importante estudio que identifica las necesidades de seguridad y principales problemas que favorecen la inseguridad ciudadana en Piura y, a la vez, las alternativas para solucionarlos. Esta investigación fue desarrollada por el ingeniero Jorge Ramos Augusto, asesorado por el Ing. César Chinguel.
  • Ramos Augusto sustentó la tesis “Estudio del arte de las tecnologías de información aplicadas a la seguridad ciudadana” para titularse de ingeniero en el programa de Ingeniería Industrial y de Sistemas de la Universidad de Piura. En ella también diseña un sistema de gestión con importantes herramientas para operar una central de videovigilancia y seguridad para nuestra ciudad.
  • La investigación fue presentada ante diversos funcionarios de la Municipalidad Provincial de Piura y el Gobierno Regional.