Falleció en España Profesor Honorario de la UDEP

(Piura).- A los 77 años falleció el Dr. José Antonio Pero-Sanz Elorza, catedrático de la Universidad de Oviedo y Profesor Honorario de la Facultad de Ingeniería. El científico nos visitó desde 1984 hasta 1997.

(Piura).- A los a los 77 años, y tras una amplia y fructífera carrera profesional, el 21 de enero falleció en Madrid el doctor José Antonio Pero-Sanz Elorza, catedrático de la Universidad de Oviedo y Profesor Honorario de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Piura. El doctor Pero-Sanz fue también docente e investigador en la Escuela Técnica Superior de Ingenieros de Minas asturiana.

El científico español visitó nuestra Universidad desde 1984 hasta 1997, colaborando con la Facultad de Ingeniería donde ayudó a impulsar el Área de materiales y contribuyó a la formación de los docentes. Fue gestor de convenios con la Universidad de Oviedo y la Universidad Politécnica de Madrid, los que permitieron, entre otras cosas,  la realización de estudios doctorales y maestrías de los profesores de la UDEP, así como el desarrollo de investigaciones conjuntas.

El 25 de setiembre de 1996, el Consejo Superior de la Universidad de Piura le concedió el título honorífico de Profesor Honorario, resaltando las estadías del docente en las que dictó diversos cursos a internos y externos, brindó asesorías al personal del Laboratorio de Metalotecnia, formó su biblioteca especializada y entrenó al personal. También, asesoró a los miembros del Laboratorio de Química.

La doctora Rosalba Guerrero, docente e investigadora de la Facultad de Ingeniería, recuerda: “era un profesor en el sentido íntegro de la palabra: transmitía con mucha generosidad y paciencia sus conocimientos, explicaba de una manera clara y amable, haciendo que sus alumnos de pregrado, posgrado o de sus cursos técnicos para profesionales de distintas empresas, disfrutaran de sus clases. Al mismo tiempo, hacía que te plantearas retos, metas altas pero alcanzables; era amablemente exigente y muy respetuoso de tu libertad”.

Guerrero destaca también la amistad y afecto especial que el doctor Pero-Sanz prodigó a quienes trabajan en la UDEP, demostrado con sus palabras y saludos en fechas especiales: “Además, aunque sus fuerzas fueron disminuyendo, siguió trabajando hasta el final y ofreciendo su ayuda a la Universidad, empujando e insistiendo en que se combine el trabajo académico y la investigación, a través del trabajo en y con las empresas”.

Vida fructífera
Además de la docencia e investigación, Pero-Sanz realizó una fructífera labor de divulgación científica, contándose en más de trescientos los informes técnicos sobre metalotecnia –tratamientos térmicos y termomecánicos, soldadura, corrosión, tribología, diagnóstico de fallos en servicio, etc. – para diferentes empresas. Tuvo numerosas publicaciones y unas 50 comunicaciones internacionales. Además,  fue consultor en Metalurgia Física de las Naciones Unidas. Sus aportaciones tendieron un puente entre el mundo de la investigación científica y las aplicaciones industriales.

Fue fundador de la International Metallographic Society, “Fellow” del Institute of Materials, Minerals and Mining del Reino Unido y el único español “Membre d´honneur” de la Société Française de Métallurgie et des Matériaux. Ha sido miembro de distintas entidades científicas españolas, norteamericanas y japonesas.

Director e investigador principal de proyectos institucionales de investigación, sus trabajos se han centrado principalmente sobre la correlación propiedades/estructura de materiales, preferentemente metálicos.