Organización y mejora de la enseñanza-aprendizaje del inglés en el Perú

Nuestro idioma materno es nuestra vida pero si aprendemos el idioma inglés podemos formar parte de una conversación más amplia en cualquier parte del mundo.

Hoy en día, el inglés es el segundo idioma más hablado en el mundo. Para Jay Walker (California, USA- TED Conference- 2009) este idioma se ha convertido en una manía mundial y explica el porqué dos billones de personas tratan de aprenderlo. Dice que las matemáticas son el idioma de las ciencias, la música el de las emociones y el inglés  el de la solución a los problemas mundiales en los foros internacionales sobre la economía, paz mundial, hambruna, cambios climatológicos, enfermedades, problemas económicos, etc.

China es el país con más hablantes de inglés en el mundo. Sus alumnos lo estudian –por ley- desde el tercer grado de Primaria, por tres años, para lograr los mejores resultados en sus notas ya que el 25% de ellas está basado en su aprendizaje del inglés. Hasta el 2009, 80 millones de alumnos ya lo habían estudiado.

La gran tarea que tenemos los profesores, como instructores y educadores, es formar alumnos que deseen aprender en todos los ámbitos del saber, del conocimiento y de la superación personal. Uno de los grandes problemas es la falta de motivación de nuestros alumnos para aprender este idioma porque no ven el uso o beneficio inmediato o no creen que sea posible que puedan viajar al extranjero, becados o por trabajo. Si bien es cierto que gran parte de su motivación depende de ellos mismos, hay un gran porcentaje que depende de los directores de colegios, los profesores de inglés, de los padres de familia y de la sociedad en su conjunto: los directores, al considerar que este curso es tan importante como las matemáticas, lengua y literatura, música, educación física,  etc. Los profesores ayudan a los estudiantes a buscar su superación y capacitación diaria y continua; y la sociedad productiva capacita a sus empleados en el dominio del idioma. He sido testigo muchas veces en Piura, Arequipa, Lima y otros lugares del Perú de cómo los empleados de casas comerciales, restaurantes, bancos, hoteles y otros negocios no podían entablar la más mínima conversación para ofrecer sus productos. Llama la atención que en un país con tanto auge comercial no cuente con gente capacitada para estos casos.

Otro punto muy importante es la calidad de la enseñanza en el campo del inglés. En ello tiene mucho que ver el Ministerio de Educación que debe procurar que todos los profesionales que enseñan inglés, sean graduados de institutos superiores o universidades y que ejerzan su especialidad. En lo que respecta a los directores de los colegios, tienen la obligación de cerciorarse de que el personal de esa área sea competente y domine su materia. Además, debe darle la importancia que este curso tiene en las actividades del colegio, como: en los concursos internos o externos, distribución y número de horas, supervisión de clases y otros. En cuanto a los profesores, debemos seguir capacitándonos y estudiando para ampliar los conocimientos y el dominio sobre nuestra materia. Hoy en día, la enseñanza de un idioma ya no es como la del siglo pasado. Tenemos en nuestras manos una generación nueva, que ha nacido en  la era digital y globalizada, que exige capacitación e innovación de acuerdo a la época en que vivimos.

Aquí, en Latinoamérica, conozco la realidad de los profesores de México. Ellos tienen: un Colegio de Profesionales en la Enseñanza (COPEI), convenio con el Ministerio de educación de México; y, son doctores, magísteres y licenciados en inglés que buscan la profesionalización de todos los profesores, certificarlos internacionalmente y capacitarlos y actualizarlos con diversos eventos regionales, nacionales e internacionales.

En nuestra Región, hay universidades –como la Universidad de Piura- que brindan la carrera de Licenciatura en Lengua Inglesa y, además, administran la Certificación Internacional dadas por universidades como Cambridge University de Londres, Inglaterra. Además, hay instituciones que organizan talleres de capacitación casi bimestralmente.

Entonces, solo falta la voluntad y decisión de nosotros los profesores, para mejorar como profesionales y personas, de modo que busquemos capacitarnos cada día más e innovar nuestra metodología. De ese modo, podremos motivar a nuestros estudiantes para que quieran aprender el idioma, desarrollen todas sus potencialidades y vean más allá de nuestras fronteras.

Docente.

Centro de Idiomas.

Universidad de Piura.

Artículo publicado en el diario El Tiempo, jueves 19 de abril de 2012.