UDEP lanza talleres Outdoor de trabajo en equipo

El Taller culinario outdoor es una dinámica para empresas cuya técnica y metodología rescata el ajetreo de una cocina y enseña a un equipo de trabajo a sacar lo mejor de sí.

En el Programa Académico de Administración de Servicios algo se cocina, y muy bien. Desde hace  buen tiempo se  viene realizando con éxito el Taller culinario outdoor de trabajo en equipo, una dinámica para empresas cuya técnica y metodología rescata el ajetreo de una cocina y enseña a un equipo de trabajo a sacar lo mejor de sí. Management puro con mandil y cucharón.

Gerentes, jefes y empleados son sometidos al stress y la dinámica de una cocina profesional. No hay excusa para no participar, ya que a diferencia de otros talleres, este no requiere de mayor esfuerzo físico.  “A veces las personas mayores o con limitaciones no podían participar y se sentían incómodos, viendo eso y sabiendo que nos gusta comer y a veces cocinar, se nos ocurrió esta idea y se mezclo el outdoor y la gastronomía”, nos comenta Arturo Chávez, promotor y director de esta innovadora propuesta.

El taller de gastronomía  es amplio, blanco y reluciente; emula a las grandes cocinas de cinco tenedores. Es un escenario donde el trabajo en equipo da como resultado una comida deliciosa y una organización a prueba de todo.  El taller te permite desarrollar capacidades  de organización, planificación, colaboración, coordinación, control y  liderazgo en un espacio diferente. “La idea de estos talleres es que la persona se enfrente a algo que es nuevo para ellos, como lo es una cocina profesional. No solo es cocinar, tienen que buscar materiales, planificar recursos, cambiar el  protocolo de comunicaciones y, por supuesto, tratamos de juntar a personas que no trabajan en las mismas áreas”, dice el profesor Arturo Chávez.

El reto sobrepasa lo gastronómico e ingresa al campo empresarial. Exige y explota las capacidades de cada individuo y lo obliga a dejar el rol al que estaban acostumbrados en su empresa. “Nos dimos cuenta que a los gerentes y jefes tenemos que aislarlos en un equipo, porque tienden a planificar, dirigir, controlar y, por naturaleza, van a tomar esa iniciativa. El reto también surge entre los gerentes: ¿Quién será el líder?”, cuenta el profesor Chávez.

¿Y qué sucede si algún participante nunca ha frito ni un huevo? La organización del taller ha previsto todo y  los negados en la cocina pueden picar, lavar o administrar los recursos;  nadie se queda cruzado de brazos.  La meta este año es lograr doce talleres exitosos.  Si antes pensábamos que la gastronomía había invadido todos los mercados, faltaba uno: los outdoors empresariales.