¡Adiós Don Rafa!

Rafael Estartús: Un ejemplo de vida.

En el Día del Señor e inicio de Semana Santa, don Rafael Estatús Tobella ha sido llamado al cielo. Creo que él hubiera dicho: ‘muy buen día para ir al encuentro del Señor’. Don Rafa, como le llamaban sus colegas, amigos, alumnos y cientos de graduados, ha fallecido ayer, domingo 24 de abril, a los 82 años de edad. Una de sus últimas lecciones nos la dio en la entrevista que le hicimos hace algunos meses: “…el fracaso no es no tener plata, el fracaso es irse al infierno y el éxito es llevar a la gente al cielo”. Él sin duda ayudó a muchos a lograrlo.

Su último balconazo

Don Rafa, el profesor más emblemático de la Universidad de Piura, presidió su último balconazo en el 2010, cuando cumplió los 80 años de edad; como siempre, con alegría y repartiendo caramelos y agasajado con vivas, cánticos y globos, en el frontis del edificio 80, de la Facultad de Ingeniería en la que fue decano durante doce años y profesor por más de dos décadas. En el 2011, con la salud quebrantada, no pudo estar, pero sus colegas y alumnos celebraron igualmente un balconazo en homenaje a él.

Aunque nació en Barcelona, amó a Piura, y al Perú como si fueran su tierra natal. Llegó a nuestra ciudad en 1973, donde impartió formación a varias generaciones de ingenieros y se hizo merecedor del respeto, admiración y cariño de sus colegas y alumnos de distintas facultades. Profesor de Geometría Métrica Superior y Deontología para Ingenieros, participó también en la puesta en marcha de la Facultad de Ciencias de la Educación.

Ha sido investigador y escritor, lo que lo han llevado a publicar diversas obras sobre los avances de la Ciencia como “Las máquinas no piensan”, “Cosmología Científica”, “El Evolucionismo y su contexto histórico” y ensayos. Se distinguió por sus convicciones y su formación moral cristiana plasmadas en publicaciones como “Moral para profesionales” y diversos artículos periodísticos. Es, además, autor de informes sobre los descubrimientos científicos en la imagen de la Virgen de Guadalupe, tema que ha estudiado con el investigador peruano en México, José Aste Tonsmann, y sobre el que ha dictado un sinnúmero de conferencias.

 Un ejemplo de vida

Don Rafa fue un profesor exigente pero, al mismo tiempo, amigo generoso y maestro en toda la amplitud de la palabra. En el homenaje que le rindió la Universidad de Piura, el prorrector de la UDEP, Dr. Antonio Mabres, señaló que Don Rafa era un referente de esfuerzo en la búsqueda de la verdad. El vivo ejemplo del lema de la Universidad, el cual sería solo eslogan vacío, sin el esfuerzo por ser cada día más competen­tes como profesores, y más virtuosos.

Sus virtudes de cristiano, hombre piadoso y con un enorme amor a la Virgen también fueron destacadas: “En su quehacer diario, ponía en práctica las enseñanzas de San Josemaría, santificando su trabajo hasta el cansancio, sin alardes, con toda naturalidad… otro rasgo que destaca es su sutileza, su capacidad de ir a lo esencial, que se traduce a veces en ser caricaturesco, destacando lo que quiere que quede grabado… Un rasgo, que unido una vez más a su inteligencia, lo hace ser perspicaz, agudo crítico y valioso consejero”, anota el prorrector.

Por su parte, el exrector, Dr. Antonio Abruña, subrayó: “Ha dejado tras de sí una escuela de exigencia, de coherencia intelectual, de unidad de vida… ha sido durante todo estos 37 años, ejemplo de profesor universitario con amplitud de intereses intelectuales… estamos agradecidos con su magisterio, y con su defensa noble y gallarda de la cosmovisión cristiana de la vida…”.

Despedida en la Ermita

Hoy, a las 4 de la tarde, se despedirá de su querida Universidad, pero –sobre todo– de la imagen e la Virgen de la Ermita de la UDEP, de la Sagrada Familia, de la Madre a quien tantas veces se encomendó.  Ahí, habrá una Misa de cuerpo presente; luego será trasladado al cementerio Parque del Recuerdo, en La Primavera–Castilla. Sus restos están siendo velados en la calle Lima 563, Centro Cultural Puihrá.