Día del Humanista Peruano: Denominación en honor de un intelectual piurano

El jueves 21 de julio de 1887 nació en Piura Luis Antonio Eguiguren Escudero, magistrado, historiador, periodista y político, quien llegó democráticamente a la Presidencia de los tres Poderes del Estado: Legislativo, Judicial y Ejecutivo, siendo además alcalde de Lima. Por tal motivo,  mediante la Ley 24899, el Congreso de la República estableció el 21 de julio como el Día del Humanista Peruano, al cumplirse los cien años del nacimiento del ilustre piurano.

A Luis Antonio Eguiguren le tocó vivir su juventud en Piura y en Lima cuando, pasada la Guerra del Pacífico, era exigencia para los intelectuales de nuestra Patria recapacitar sobre cómo responder a las interrogantes: ¿Quiénes somos los peruanos? ¿Qué es el Perú? ¿De dónde venimos? ¿A dónde vamos?

Coterráneo de Miguel Grau Seminario, apreciaba a Piura como un crisol de peruanidad, ciudad de dimensiones humanas, con más disposición a comprometerse e identificarse con los intereses del Perú que la capital, la que, desafortunadamente, desde el virreinato, era más tendiente a sumirse en el boato, la trivialidad, la corrupción política. Por esto, Luis Antonio Eguiguren compuso así su epitafio en el Cementerio San Teodoro: “Aquí en San Miguel de Piura donde nací (…) quiero ser sepultado para esperar con humildad el fallo justiciero de Dios Nuestro Señor; pero lejos del despotismo y de la oligarquía”.

Sus convicciones políticas y éticas, asegura él mismo, se originan en el ambiente familiar que vivió: primero en Piura, hasta 1899; y, luego, en Lima, desde 1903.

Su padre, don Francisco José Eguiguren Escudero es recordado como hombre probo en la magistratura que ejerció primero en la Corte Superior de Piura la que dirigió, como presidente electo, por varios años. Luego, fue Vocal Supremo en Lima y presidió también la Corte Suprema. Su madre, doña Josefina Escudero Menacho era nieta de don Juan Gualberto Menacho, vecino notable de Lima que firmó el Acta de la Independencia Nacional el 15 de julio de 1821.

En su vida y obra, Luis Antonio Eguiguren se propuso favorecer una vida cívica honesta. Por ello, se dedicó a investigar y divulgar fuentes de la  Historia del Perú. Así se expresaba en el proemio a una de sus primeras obras en 1912: “amante, fanático de la Historia como cátedra de educación moral y cívica, convencido de que sin probidad y sin criterio la Historia nacional es inútil, mentira convencional, siempre he salido frente de sus profanadores, y resuelto estoy a proseguir en ese camino porque mi conciencia me dice que debo proceder como si todos fueran ciegos y sordos en el mundo”.

La historia de la Emancipación nacional —por la que se gesta el Perú republicano— es profusamente documentada por Eguiguren. Con sus numerosas obras pretendió demostrar la tesis de que la gesta emancipadora fue forjada por los propios peruanos de distintas condiciones sociales y económicas, y no solo por los ejércitos que llegaron del norte y del sur de nuestro continente. Los escritos de Eguiguren contribuyen a introducirse en los hechos de lo que él llamó la Guerra Separatista en el Perú.

Es oportuno considerar la vida y obra de este intelectual  peruanista y americanista, cuando nos vamos aproximando al bicentenario de la declaración de la Independencia del Perú.

honor_intelectual_piurano