“Don Álvaro: Pastor ejemplar en el servicio a la Iglesia”

El P. Ricardo González, Capellán Mayor de la Universidad de Piura, expresó su alegría al enterarse de la noticia sobre la beatificación de Mons. Álvaro del Portillo.

Juan Pablo II y Don Álvaro del Portillo1

“La noticia del decreto que reconoce un milagro obtenido por intercesión del venerable Álvaro del Portillo, segundo Gran Canciller de la Universidad de Piura y primer sucesor de San Josemaría, nos llena de una profunda alegría a todos los que formamos parte de la Universidad, y de agradecimiento a Dios y al Papa Francisco”, expresó el P. Ricardo González, Capellán Mayor de la UDEP, al conocer la grata noticia sobre la beatificación de Mons. del Portillo.

Asimismo, el P. Gonzáles manifestó que tanto los que son fieles de la Prelatura del Opus Dei, como quienes participan de su espíritu –en mayor o menor grado- podrán descubrir en las próximos meses, hasta que el Santo Padre determine la fecha de su beatificación, la extraordinaria personalidad de Don Álvaro: “Un hombre bueno y fiel, Pastor ejemplar en el servicio a la Iglesia y fidelísimo hijo y sucesor de San Josemaría Escrivá de Balaguer”.

Indicó que es conocido el servicio abnegado a la Iglesia en todas las tareas que la Santa Sede le encomendó, durante el Concilio Vaticano II, y después en la conducción de la Prelatura del Opus Dei,  pequeña porción de la Iglesia. “Para todos, sacerdotes y seglares, será un ejemplo de lealtad a la Iglesia, al Papa, a los Obispos; de unidad con todas las instituciones y carismas que el Espíritu Santo ha infundido”, sostuvo.

El P. González agregó que tuvo la fortuna de conocer a Mons. del Portillo a quien recuerda “como un hombre santo, muy sencillo y afectuoso en su trato y, a la vez, fuerte a la hora de llevar adelante a los fieles del Opus Dei, para que fuéramos completamente fieles a nuestra vocación. Verdaderamente hacía amable la santidad, el deseo de ser santos”.

“Al conocer la noticia, he dado gracias a Dios, con sincera emoción, unido a la alegría que he imaginado en Mons. Javier Echevarría, Gran Canciller de la Universidad, y he procurado mirar a Don Álvaro para que nos haga buenos y fieles”, concluyó el P. Ricardo González,