Internet: Concytec y las imágenes religiosas

En su sitio de Internet, La República digital divulga  el hecho de que el Concytec, Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, ha prohibido imágenes religiosas en sus oficinas y pide su opinión a los lectores en las redes sociales. Esta noticia la ha acogido Google en su sección Perú, en el apartado de Ciencia y Tecnología, y se ha divulgado el 30 de abril, por todo el mundo.

El requerimiento de opinar me toca una fibra tensada por mis propias ideas al respecto y, en primer lugar, he de decir que no comparto el concepto de ciencia que sostiene la Presidenta del Concytec, el cual calza casi a la letra con las ideas de Renato Descartes, propiciadas en pleno siglo XVI, impregnadas por el voluntarismo y sin vigencia en el siglo XXI. Eso está en el fondo de la medida laboral tomada por la Presidencia de ese organismo estatal.

No pienso, asimismo, que el sentimiento religioso, el cual se distingue nítidamente de la convicción religiosa, sea un obstáculo para el avance científico de una persona, sobre todo si tiene talentos sobresalientes; todo lo contrario.  Piénsese por ejemplo en el caso de Galileo, eminente científico y hombre de profunda fe, cuyo itinerario vital estuvo expuesto a serios  desencuentros con la Iglesia Católica, que Juan Pablo II se encargó  en su día de reconocer y explicitar.

Lo que sí pienso es que el sentimiento religioso está expuesto a exagerar sus manifestaciones externas.  Esa exageración del sentimiento es conocida con el término sentimentalismo. Eso es lo que hay que corregir  entre nosotros los peruanos, tanto con la educación familiar como con  la autoeducación. Pienso que,  posiblemente, la Sra. Orjeda  pretende lograr ese objetivo en los ambientes laborales de Concytec. Si no fuera así,  estaríamos  ante un laicismo intolerante y ateo puesto de moda en varios países de la vieja Europa, pero que se alimenta también de actitudes trasnochadas en la historia de Occidente. Esa intolerancia religiosa  es rechazada  por la mayoría de peruanos y no queremos presiones de ningún tipo al respecto.

Si  científicos y visitantes del extranjero traídos por el Concytec al Perú hacen “sorprendidas reflexiones” sobre la profunda religiosidad de nuestro pueblo, lo que se les debe solicitar es respeto a la cultura y a las tradiciones de nuestro país. Y desenmascarar, si fuera el caso,  veladas o explícitas invitaciones a imitarlos.

internet_concytec