“Se viene un chavismo sin Chávez”, coinciden expertos de la UDEP

Los últimos comicios presidenciales en Venezuela dieron como ganador a Nicolás Maduro, resultado que mantiene a la nación de Chávez en el ojo de la crítica internacional. “Elecciones fraudulentas”, “oposición golpista”, ‘cacerolazos’ y marchas “pacíficas” con un saldo de cuatro muertos hasta ahora, son parte del panorama venezolano posterior a las elecciones.

Para el encargado del área de Política de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de la UDEP, el profesor Francisco Bobadilla, el resultado no le supone una sorpresa. Una de las primeras impresiones que se he llevado ha sido positiva, “no pensé que Capriles llegara al porcentaje obtenido: un 49% generoso frente a un casi 51% de Maduro”. Agrega que pese a que ha sido una campaña muy corta y sesgada, según su punto de vista, desde el inicio se sospechaba que ganaría el oficialista Maduro y, así ha sido, pese a no tener una mayoría aplastante.

“El régimen de Venezuela se ha basado, además de Chávez, en tener un sistema para que este pueda ganar las elecciones”, señala el Dr. Carlos Hakansson, abogado constitucionalista de la UDEP. Por eso, comenta que es meritorio que un partido como el de Capriles haya logrado tanto en tan poco tiempo.

Chavismo sin Chávez

“Ha iniciado un nuevo régimen sin Chávez pero bajo su estructura, a cargo de su segundo en el barco”, afirma el Dr. Hakansson quien comenta, además, que en realidad se conoce poco de este personaje que ha sido visto siempre detrás de Chávez; pero, dijo, tendrá que demostrar sus habilidades como político. “¿Será capaz Maduro de controlar las fuerzas al interior del partido? ¿Podrá controlar los apetitos de poder de aquellos que quisieran tomar su puesto? Es una incógnita saber si trabajará internamente como lo hacía su predecesor”, indica.

El profesor Bobadilla afirma que Maduro sigue el mismo estilo de Chávez, el populista, aunque con muchos sesgos mesiánicos. Para él, es un socialismo muy particular, que tiene mucha confrontación y es una continuidad. “Lo que él dice de sí mismo es verdad, es el primer presidente chavista, Chávez sigue presente”, asegura.

¿Fraude?

Ante la denuncia pública del candidato opositor que llama “presidente ilegítimo” a Maduro, el Dr. Hakansson explica que legitimidad significa justo título para el mando. “Si se comprueba que el proceso no ha sido limpio ni transparente, sería ilegítimo y tendría que dejar el poder”. También señala que cada vez salen a la luz indicios que llevan a pensar que el proceso electoral no ha sido claro.

Por su parte, el doctor Bobadilla cree que es natural que, ante la cantidad de reclamos que se dieron antes y durante la elección, Capriles reaccione de esa manera. “Su bancada ha presentado una impugnación para que se haga el conteo al 100%, es un reclamo justo”.

Una Venezuela democrática

Por otro lado, Carlos Hakansson cree que Venezuela no está preparada para la democracia. Señala que la estructura que ha dejado Chávez es un clientelismo que va desde la cumbre hasta el último funcionario público, sin contar a los que trabajan en las embajadas. “Si ganaba Capriles, tenía que empezarse una situación democrática que él no iba a culminar. Venezuela es una ‘dictablanda’, una dictadura entre comillas, pero con Constitución y elecciones”.

Bobadilla recuerda que la situación de ese país ha sido muy precaria en los últimos dos años, “han sido tiempos realmente difíciles para la población; la inflación, por ejemplo, es tremenda”. Sostiene que la economía es endeble en estos momentos y Maduro enfrentará grandes problemas para mantener la sostenibilidad del proyecto bolivariano que quiere.

Image