“Un sector del periodismo peruano es difusor del mal”

Rosa María Alfaro, presidenta del del Consejo Consultivo de Radio y Televisión (ConcorTV), analiza al periodismo regional y nacional.

La educadora y comunicadora, Rosa María Alfaro, presidenta  del Consejo Consultivo de Radio y Televisión (ConcorTV), dictó clases en el Diplomado en Gestión de la Comunicación para el Desarrollo y Responsabilidad Social, organizado por la Facultad de Comunicación. En esta entrevista, analiza al periodismo regional de nuestro país y ofrece alternativas para que los periodistas sean verdaderos promotores de la transformación de sus regiones.

Rosa María Alfaro

¿Cuál es su análisis del periodismo regional en nuestro país?

Tengo una duda muy grande sobre el periodismo regional, en la medida en que creo que, aún en estos tiempos, muchos siguen demostrando falta de profesionalismo. En su mayoría, observo poco análisis de los problemas de fondo, pero ojo, es algo que también sucede en Lima. Basta analizar las portadas de los diarios, en donde es común ver que el levantamiento de su información se concentra en temas negativos. Hay un sector del periodismo peruano que se ha convertido en difusor del mal de la sociedad… ¡para eso no necesitas un periodista!

Hay que reorientar la manera de buscar y desarrollar contenidos….

No solo en las regiones, sino en el periodismo nacional. El periodista tiene que generar contenidos que promuevan transformaciones en la sociedad. El periodismo en el Perú se enfoca en levantar los problemas de la sociedad, pero no como temas complejos sino como sucesos; entonces, se escandaliza, se vuelve más terrible y no se analiza más a fondo.

En la sociedad peruana  se aprecia esa actitud de dudar de los demás, de criticar, cuestionar, salir a las calles, pero no proponer transformaciones. No hay periodistas que propongan transformaciones, ¿es tan difícil plantear caminos de solución cuando se escribe sobre algún problema de la ciudad?

¿Cómo comenzar a hacerlo?

En la Asociación de Comunicadores “Calandria”- de la que soy fundadora-  hace unos años sacamos adelante el proyecto de periodismo cívico ciudadano, que promueve la actividad periodística con responsabilidad social. Esta iniciativa consiste en promover una amplia discusión pública sobre un problema sentido por la población de la ciudad. Para ello, los periodistas de diversos medios de comunicación conciertan y trabajan simultáneamente el tema en sus producciones informativas: brindando mucha información e invitando a que la gente opine. Se habilitan diversos mecanismos para la participación de los públicos. Las opiniones ciudadanas son recopiladas en un documento (Agenda Ciudadana) y entregadas a las autoridades pertinentes.

Eso es colocar el tema de lo comunicativo como esencial al periodismo. Así crecen la gente y los periodistas. En Ica, por ejemplo, con esta iniciativa se logró revertir un grave problema de suciedad que sufría la ciudad hace algunos años.

¿La prensa regional es consciente de que puede contribuir al desarrollo de su localidad?

Hay que dejar en claro algo: los medios no lo harán, lo lograrán los buenos periodistas. Tenemos que reconocer que sí hay buenos periodistas;  por eso hay que buscar a los mejores y formar un equipo que promueva el periodismo cívico en una ciudad. Esta iniciativa genera que la ciudadanía se sienta realmente representada.

¿Implementar este modelo no requiere también el compromiso de los medios?

Sí, pero para sacar adelante este proyecto, los periodistas tienen que independizarse. Formar un colectivo periodístico en cada región o ciudad; como periodistas tienen derecho a tener su propio órgano de trabajo, aparte de su centro de labores. El periodismo que busca al ciudadano para atenderlo y escuchar sus demandas es el ideal; así el periodista empieza a conocer a la gente y, además,  creará nuevos contenidos y nuevas formas de escribir. Allí cobra mayor  valor la figura del periodista.