“El pasado y el progreso no son contradictorios”

El electo presidente regional de Piura, representantes del sector cultural y del privado acordaron impulsar el desarrollo de Aypate y el Qhapaq Ñan.

Han transcurrido 4 meses desde que la Unesco declarase como patrimonio mundial al Qhapaq Ñan -o Camino Inca-, que incluye el sitio arqueológico de Aypate, en el tramo Aypate – Las Pircas, en Ayabaca. A pesar de ello, aún hay una agenda pendiente. Esta fue el tema central del conversatorio, realizado por la Facultad de Humanidades de la Universidad de Piura y el Ministerio de Cultura, sobre los compromisos y acciones ante la declaratoria. ¿Qué deben hacer los piuranos ahora que Aypate es parte de un Patrimonio Mundial?

En el Conversatorio, que supuso un lleno total del auditorio IME, dialogaron representantes civiles y del sector privado de la región Piura.

En el Conversatorio, que supuso un lleno total del auditorio IME, dialogaron representantes civiles y del sector privado de la región Piura.

Para saberlo, en el Conversatorio, el Mgtr. Ricardo Chirinos, responsable del proceso de nominación del Qhapaq Ñan, recordó el riguroso proceso que debió seguirse para que el Camino Inca sea reconocido por la Unesco. Mencionó que, entre las acciones realizadas, se hizo análisis comparativos con 83 rutas culturales de todo el mundo, para asegurar que el Qhapaq Ñan cumpla los mismos requisitos.

Asimismo, destacó el trabajo interdisciplinar y articulado entre profesionales de los países latinoamericanos que atraviesa esta vía, que en su totalidad comprende cerca de 30 mil kilómetros. “La declaratoria del Qhapaq Ñan como Patrimonio Mundial es una de las más importantes porque engloba a 6 países con historias de encuentros y desencuentros”, explicó.

Dificultades y posibilidades
Luego, en la mesa de dialógo del Conversatorio intervinieron representantes de instituciones ligadas al desarrollo de Aypate, sitio arqueológico asociado al Qhapaq Ñan. Ellos comentaron, desde diversas aristas, la situación del sitio arqueológico y sus posibilidades como fuente de desarrollo.

En la mesa de diálogo

En la mesa de diálogo participaron, de izquierda a derecha en la foto, Romy Tello, de Sierra Exportadora; Cesar Astuhuamán, del Ministerio de Cultura; y Fidel Torres, del Instituto de Montaña.

Romy Tello, coordinadora del Programa Nacional de Turismo Andino de Sierra Exportadora, manifestó la necesidad de mejorar el manejo del presupuesto destinado a este sitio arqueológico, esto en relación al dictamen del proyecto de ley N° 3616, que declara de necesidad pública y preferente interés nacional la restauración, conservación y puesta en valor del Complejo Arqueológico de Aypate.

Respecto a la investigación en el plan de manejo de Aypate, el Dr. Cesar Astuhuamán, del Ministerio de Cultura, resaltó que Aypate, además de pertenecer al Camino Inca, es parte de los orígenes de civilizaciones propias de la región, de ahí la necesidad de recuperar espacios dentro del complejo arqueológico. Para él, es importante contar una historia creíble y sólida, no solo relacionada a los incas. “El pasado y el progreso no son contradictorios”, señaló.

Los ponentes de la mesa de diálogo mencionaron temas económicos, ambientales, académicos, entre otros, relacionados al sitio arqueológico de Aypate.

Los ponentes de la mesa de diálogo mencionaron temas económicos, ambientales, académicos, entre otros, relacionados al sitio arqueológico de Aypate.

Del Instituto de Montaña, Fidel Torres advirtió la importancia de la gestión de Aypate incluya también consideraciones relacionadas al cuidado del medio ambiente y a los ecosistemas del lugar. Además, dijo que debe retomarse la lógica de integración con que fue construido el Qhapaq Ñan. Según Torres, el aspecto económico y rentable es primordial en la conservación de este patrimonio. “Nadie conserva lo que no es rentable”, indicó.

Aypate en la mira de todos
En la ronda de intervenciones, el público, integrado por representantes de instituciones privadas y de algunos organismos estatales también dio su opinión respecto a la situación de Aypate como parte de un Patrimonio Mundial. Del sector turismo, por ejemplo, se rescató la voluntad de invertir en proyectos, pero también se nombró dificultades relacionadas a la falta de carreteras.

Asimismo, se alertó sobre la presencia de los llamados huaqueros o buscadores de tesoros, quienes podrían poner en peligro el complejo arqueológico. Otra de las preocupaciones que se nombraron fue el posible proceso de adquisición de las propiedades privadas que actualmente son parte del territorio del Qhapaq Ñan en Aypate.

Reynaldo Hilbck durante su intervención en el Conversatorio.

Reynaldo Hilbck durante su intervención en el Conversatorio.

Varios de los participantes coincidieron en que el rol del Gobierno Regional sería fundamental dentro de los próximos años, incluso se hizo hincapié en el poco presupuesto que se ha destinado para conservar el sitio. Es por ello que, entre las intervenciones, destacó la de Reynaldo Hilbck, el electo presidente regional de Piura, quien dejó en claro su compromiso de apoyar, desde su gestión, al desarrollo y conservación del lugar.

Cabe resaltar que, en el Conversatorio, también asistieron la congresista Karla Schaefer; Rafael Sime Méndez, director de Cultura de Piura, representantes de Óscar Miranda, electo alcalde de Piura; entre otras autoridades.

Una reflexión final
Teniendo en cuenta lo aportado por el público en sus participaciones, la Mgtr. Diana Aguirre, profesora de Facultad de Humanidades y autora de un estudio para la puesta en valor del Camino Inca y Aypate, dio lectura a unas consideraciones básicas para la gestión integral del Sitio. En estas se enfatizó la responsabilidad conjunta entre los diversos sectores de la población.

En las consideraciones finales, se enfatizó en el trabajo articulado que debe realizarse entre los distintos sectores de la población.

En las consideraciones finales, se enfatizó en el trabajo articulado entre los actores del sector público y privado.

“Queda claro que la tarea es de todos porque se trata de un bien cultural que nos pertenece a todos, pero queda claro también que debe hacerse en el marco de una política de actuación que debe marcarla el Ministerio de Cultura y que debe lograr que se inserte en los programas de planificación general del territorio donde se encuentra el bien patrimonial”, señaló.

Expresó también que, en la gestión de Aypate, hay que saber ordenar los intereses económicos y científicos, y dar prioridad a la protección del lugar en toda su complejidad, con respeto de los valores identitarios y simbólicos que posee. “Gestionar el patrimonio tiene a la conservación como su objetivo principal”, sostuvo.