“El cambio climático es global”

"El aumento en la temperatura de la superficie terrestre causa cambios en el clima", asegura meteorólogo de la Udep.

Cambio climático

El actual incremento de la temperatura de la superficie de la Tierra causa estragos en el clima, sin embargo, a pesar de este cambio, se viven heladas en algunos países. Según Rodolfo Rodríguez, meteorólogo y docente de la Universidad de Piura, existe una enorme cantidad de energía acumulada, que causa fluctuaciones alrededor de la temperatura promedio del globo terráqueo.

“La temperatura media de la superficie de la Tierra es de 15 grados centígrados. La oscilación del clima se da alrededor de ese promedio, puede aumentar o disminuir su intensidad con más o menos regularidad. En general, hay un aumento de temperatura en la Tierra”, señala Rodríguez.

El especialista explica que en Piura, debido a su posición geográfica, no existe la posibilidad de sufrir olas de frío como en Estados Unidos. “Su ubicación, a cinco grados latitud sur de la zona ecuatorial, permite que la ciudad tenga temperaturas relativamente altas. En esta zona hay mayor cantidad de radiación que proviene del sol”, afirma.

Consecuencia del cambio

Rodríguez asegura que el cambio actual se le atribuye a la construcción de nuevas ciudades, la destrucción de bosques, el consumo de mayor cantidad de energía necesaria para vivir confortablemente, etc. Todo este crecimiento poblacional conlleva a un calentamiento global que afecta al clima.

El experto de la Udep indica que, por esta variación climática, se vive una pequeña sequía en la región. Una de las medidas a tomar, desde luego, es el uso racional del agua. Advierte que el cambio climático, al igual que el fenómeno de El Niño, afecta a toda actividad económica.

“Los más afectados son la gente que vive de la ganadería y la agricultura. La gente del campo necesita del recurso hídrico para seguir con sus actividades diarias. Por ello, se vienen monitoreando los páramos para prever cualquier cambio en estos ecosistemas, que sirven como captadores de humedad en el ambiente y contribuyen a la formación de una cuenca o un río”.

Por otro lado, Rodríguez explica que los últimos sismos ocurridos en la región no están relacionados con cambio climático, porque los movimientos telúricos son de naturaleza geológica. “A pesar del miedo de la población, es bueno que se produzcan estos sismos de pequeña magnitud, porque la energía de la corteza terrestre se va liberando poco a poco. Los temblores sensibles son mejores que un sismo, a largo plazo”, señala.