“El nuevo distrito podría generar más burocracia y corrupción”

El arquitecto de la UDEP, Pedro Escajadillo, anotó que faltan espacios públicos en Piura y un reglamento para formalizar a la construcción.

Escajadillo

Una lluvia en Piura parece sinónimo de charcos de agua, desagües colapsados y un mayor tráfico. Esta es la situación que graficó el experto en planeamiento urbano, Pedro Escajadillo, durante el desayuno “Agenda pendiente en temas municipales”, organizado por la Universidad de Piura.

Y, aunque no se opuso a la creación del distrito 26 de octubre, en el sector oeste piurano, señaló que sin las reformas estructurales en el gobierno local, el nuevo distrito podría decantar en más burocracia y más corrupción.

Para llegar a una solución en urbanismo, Escajadillo planteó la formación de equipos multidisplinares, que incluya a urbanistas, economistas, ingenieros y otros profesionales, para elaborar un plan de desarrollo urbano que marque las pautas para un crecimiento ordenado de Piura, con más espacios públicos, e infraestructura adecuada que permita la evacuación de agua de lluvia.

“Todos los años llueve y todos los años vemos los mismos problemas. Seguramente la inversión para responder al Fenómeno El Niño será fuerte pero generará estabilidad para seguir creciendo. Es necesario también incluir a la población para que todos tengamos una visión de futuro”, indicó.

Obras pendientes
En concreto, el especialista anotó los espacios públicos de la ciudad no son suficientes para el esparcimiento de los piuranos. “Cuando planeamos el nuevo puente San Miguel se propuso que los malecones de Piura y Castilla se conviertan en zonas peatonales, porque cada vez tenemos menos espacios donde pasear”.