Fallo de La Haya: “Cada una de las partes puede sentirse ganadora”

La Dra. Susana Mosquera, especialista en Derecho Internacional, analiza el fallo de la Corte de La Haya.

La Corte Internacional de La Haya leyó la sentencia que definió los límites marítimos de Perú y Chile

Luego de la lectura del fallo de la Corte Internacional de la Haya, que definió hoy la frontera marítima entre el Perú y Chile, la Dra. Susana Mosquera, especialista en Derecho Internacional, afirmó que “cada una de las partes puede sentirse ganadora con este fallo”.

Para la docente de la Facultad de Derecho, con esta sentencia, la Corte tiene la intención de dejar a ambas partes con la sensación de que no han perdido del todo, o de que podría haber sido peor;  con lo que regresa al imaginario colectivo la idea de que la Corte tiene en gala ser salomónica en sus fallos.

“Chile ha logrado mantener la línea del paralelo hasta las 80 millas, con lo que ha logrado preservar los intereses económicos de los pescadores artesanales de la zona; ellos hubiesen sido los más afectados en caso de que la Corte hubiese aplicado la línea de equidistancia desde el punto de origen de la frontera marítima”, explicó.

La doctora Mosquera indicó que Perú ha ganado el triángulo externo y algo más. “A pesar de que no logró demostrar la inconsistencia de la tesis del paralelo como criterio de delimitación de frontera, lo que debe extraerse como consecuencia de este proceso es haber demostrado que los mecanismos de solución pacífica de controversias del derecho internacional sí funcionan”, afirmó.

S. Mosquera

La Dra. Mosquera destacó la importancia de analizar la sentencia y establecer una comisión técnica que ayude en su aplicación.

¿Qué cambiará?

Según detalló la especialista, cambiará bastante la fisonomía cartográfica del mar peruano, pues habrá una línea de frontera que con certeza separará el dominio marítimo de Perú y el de Chile.

“Perú ganará un importante espacio marítimo, que si bien será de difícil acceso para los pequeños pescadores locales, sí tendrá gran relevancia para la pesca de altura. El espacio marítimo que la Corte ha asignado al Perú se encuentra lejos de la línea de costa (a 80 millas), pero sigue siendo un muy apetecible bocado económico en un sector que mueve tanto capital, como es el pesquero. Será un buen motivo para emprender las necesarias mejoras de los sistemas de captura y modernizar las flotas para que lleguen a ese nuevo espacio”, detalló.

Por otro lado, la docente apuntó que es el momento perfecto para que el Perú se tome en serio su adhesión a CONVEMAR. “El presidente de la Corte se lo ha recordado en la lectura, y seguramente la sentencia apuntará en ese sentido. El Perú no puede solicitar la aplicación del moderno derecho del mar para su delimitación fronteriza con Chile, y mantener una división decimonónica de su dominio marítimo interno”.

Mapa La Haya

La Corte de La Haya explicó que definió el curso de la frontera marítima entre ambos países sin determinar las coordenadas geográfica. Crédito: Corte La Haya.

El futuro tras la sentencia

En la lectura del fallo, la Corte expresó la dificultad que tendrá la demarcación efectiva del espacio ahora delimitado. La Dra. Mosquera indicó que “desde el momento de la lectura el fallo es exigible, pero como el establecimiento de coordenadas marítimas es difícil, habrá que hacerlo sin prisas, pero sin pausa”

Agregó que es de suma importancia el análisis de la sentencia y, en consecuencia, el establecimiento de una comisión técnica que ayude en su aplicación.

“Esa comisión tendrá como objeto poner de acuerdo a los dos países en la utilización de los criterios cartográficos que ha dado la Corte con mucha precisión.En ese sentido, la mayor dificultad aparece en la milla 80 trazada por el paralelo que parte del Hito 1; de ahí en adelante habrá que trazar en los mapas esa línea descendente sur-oeste que la Corte ha creado en aplicación del criterio de equidistancia reconocido en la CONVEMAR”, explicó.

“Dado que esas dificultades comienzan en un punto alejado de la costa, la sensación inicial puede ser de triunfo en Chile, que tendrá la impresión de no haber perdido mar territorial, y de frustración en Perú, porque los resultados tangibles de este éxito no serán visibles hasta que no se inicie de modo efectivo la explotación económica del nuevo espacio marítimo que la CIJ le ha asignado”, puntualizó.