“La infraestructura vial debe ser de calidad, incluyente y respetuosa de la diversidad cultural”

La Facultad de Ingeniería de la UDEP organizó un simposio sobre logística e infraestructura vial, donde expertos analizaron la situación del Perú en materia de transporte carretero y comercio exterior.

Simposio

Con la finalidad de buscar propuestas de desarrollo en infraestructura vial para integrar el espacio nacional y regional, se llevó a cabo el simposio: “Competitividad logística e infraestructura vial para la inclusión ciudadana en la Región Piura”, organizado por la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Piura, con el apoyo de Approlog y el Ministerio de Transportes y Comunicaciones. Al encuentro asistieron representantes de CONCAR, de la Universidad Nacional de Piura, de Odebrecht, entre otros.

Durante el encuentro, Gerardo Botasso, profesor de la Maestría en Ingeniería Civil con Mención en Vial de la UDEP, explicó que para que América Latina alcance un papel global en torno a la calidad de vida de sus habitantes, necesita impulsar un crecimiento cada vez más alto, que sea sostenido en el tiempo, eficiente, incluyente y que respete la diversidad cultural y el medio ambiente.

“La infraestructura favorece la mejor calidad de vida de las personas, promueve la inclusión social y brinda mayores oportunidades a comunidades aisladas, impulsa el crecimiento de la economía, la competitividad de las empresas, integra el espacio nacional, la interconexión regional y la descentralización. Además, permite incluir a todas las regiones de un país y fomenta el respeto por las identidades de cada uno de nosotros”, manifestó.

Gerardo Botasso

En ese sentido, indicó que los problemas de movilidad, que actualmente sufren las ciudades, afectan la calidad de vida y la seguridad de las personas en la vía pública. “Para solucionar estas dificultades se deben impulsar otras formas de transporte, como ferrocarriles, navegación fluvial y  marítima. Asimismo, es necesaria  la integración de los modos de transporte, por ejemplo nuestros países han abusado del modo de transporte carretero y hay otros modos de transporte que debieran ser explotados y que debieran converger con el modo carretero”, sostuvo.

Recalcó que la infraestructura debe ser de calidad, incluyente y respetuosa de la diversidad cultural. “La infraestructura por sí sola no sirve de nada, debe estar volcada a un territorio para brindar todas las oportunidades posibles y ser un punto de desarrollo integral, que formará sociedades más justas, equitativas, promoviendo la inclusión de todos los actores sociales en Perú y en cualquiera de nuestros países”.

Desarrollo logístico

Por su parte, el Ing. Carlos Lozada, director de Planteamiento y Presupuesto del Ministerio de Transporte, indicó que el crecimiento sostenido del 6% del PBI ha permitido que el país tenga un despegue económico importante, sobre todo en los últimos diez años.

“Si comparamos el crecimiento del PBI en relación al año 2005, vemos que se ha duplicado y si lo comparamos con el inicio de la década se ha triplicado. Esta situación económica ha permitido un crecimiento importante del comercio exterior”, señaló.

Explicó que el Ministerio de Transportes, antes esta situación, desarrolló un estudio denominado “Plan de desarrollo de los servicios logísticos de transporte”, con el apoyo del Banco Interamericano de Desarrollo.

Carlos Lozada

“Este estudio permitió mapear cada una de las cadenas logísticas hasta llegar al punto de salida, se analizó dónde se genera la carga, cómo se transporta, bajo qué medios se mueven, donde se produce la ruptura de carga, etc. De esta manera, se identificaron 57 cadenas logísticas, que concentran el 95% del comercio exterior del país”.

Manifestó que los productos que incluye la oferta exportable peruana son los minerales y siderometalúrgicos, los agroindustriales, los de la industria de la pesca, el petróleo y derivados, así como productos del sector textil y confecciones. Por otra parte, los principales productos demandados por el mercado nacional son los metalmecánicos, los pertenecientes al rubro de petróleo y derivados, así como los productos químicos, agropecuarios y siderometalúrgicos.

“Lo primero que debe resolver un país en desarrollo es la integración y la articulación territorial, pero cuando un país se convierte en una nación emergente, como el Perú, ya pasa a mirar el servicio. Aquí es donde interviene la logística, que permite la articulación entre la infraestructura y los servicios para mejorar los niveles. Gracias a este estudio, que tomó dos años, se puedo rastrear el movimiento de todo el comercio exterior en el País, que actualmente moviliza unas 300 mil toneladas de carga”.