“La solidaridad debe estar ligada a unidad de vida”

Más de 200 estudiantes de Lima y Piura se reunieron en el I Encuentro de Jóvenes Voluntarios, realizado por la próxima beatificación de don Álvaro del Portillo.

Solidaridad y coherencia de vida fueron las dos palabras que dejó como mensaje el P. Ricardo González, Capellán mayor de la UDEP, a los más de 200 universitarios congregados, el sábado 20 de setiembre, en el I Encuentro de Jóvenes Voluntarios realizado en el campus de Piura.

univas_voluntariado

Ante un auditorio repleto, el Padre Ricardo González resaltó las acciones de solidaridad que realizan los jóvenes organizados de la Universidad de Piura. Dijo que estas muestras de desprendimiento deben estar ligadas también a un buen actuar personal en su vida diaria.

“Hay que dar continuidad a esas oleadas de solidaridad. Esto exige desarrollar una actitud distinta que provoque una onda expansiva de generosidad y servicio. La clave, en ese cambio de mentalidad, está en dar una nueva versión de la sigla UNIVAS,  la cual también debe significar ‘unidad de vida’, un estilo para vivir en coherencia, con el afán de querer vivir ayudando a los demás”, señaló.

Ricardo Gonzalez

P. Ricardo González, Capellán mayor de la UDEP en la apertura del Encuentro.

El P. González también recordó las últimas reflexiones del Papa Francisco recogidas en diversos textos; estas están referidas a lo que el Santo Padre ha llamado “la cultura de la exclusión” y, “la miseria”. Con respecto a la primera, el capellán afirmó que “la cultura de la exclusión lleva a que muchos busquen soluciones económicas de bienestar pero los excluidos no reciben nada; para eso –el Papa propone– desarrollar la cultura del encuentro, encontrar a aquellos que están en la periferia, porque vivimos en una globalización de la indiferencia, donde no nos interesa el drama de los demás”. Respecto a la miseria, prosiguió el P. González, “el Papa dice que esta no solo tiene que ver con pobreza material, sino también una miseria moral y espiritual, donde no hay confianza ni solidaridad ni esperanza”.

El P. González se mostró confiado en que en la Universidad de Piura existe la capacidad para lidiar con esos problemas, “porque la formación que nos brindan ayudan a contrarrestarlas”.

Gigantes de la Iglesia

La Dra. María Pía Chirinos, vicerrectora de Investigación y Ordenamiento Académico de la Universidad de Piura, realizó una semblanza de don Álvaro del Portillo de quien resaltó la gran amistad que tenía con el Papa Juan Pablo II. “Ellos han sido dos gigantes de la Iglesia Católica porque se entregaron totalmente a Dios y a los demás y ahora podemos acudir a ellos como San Juan Pablo II y, a don Álvaro, como un futuro beato”.

Asimismo, la Dra. Chirinos resaltó que el encuentro de jóvenes se realizara en torno a la próxima beatificación de don Álvaro del Portillo porque, afirmó, el segundo Gran Canciller de la UDEP fue un consecuente impulsor de la solidaridad entre los cristianos, siguiendo a su amigo San Juan Pablo II.

Maria Pia Chirinos

Dra. María Pía Chirinos, vicerrectora de Investigación y Ordenamiento Académico de la Universidad de Piura, realizó una semblanza de don Álvaro del Portillo.

“En esa amistad, don Álvaro del Portillo fue muy fiel a San Josemaría, el sacerdote que lo acercó a Dios y siempre lo secundó, al igual que a Juan Pablo II. Parte de ese impulso que don Alvaro dio a la solidaridad es consecuencia de esa fidelidad que tuvo al Papa quien, en sus viajes, impulsaba a los cristianos a vivir la solidaridad con el prójimo”, refirió. La Dra. Chirinos también recordó la obediencia de don Álvaro del Portillo a San Juan Pablo II, sobre todo en los pedidos de ir a evangelizar a países tan difíciles para el cristiano como Kazajistán, Suecia, Finlandia, Estonia, entre otros.

Himno de los voluntarios

Al final de la jornada, los universitarios cantaron el Himno de Univas, acompañados de la Orquesta Universitaria de la UDEP, que coordina Milagros Pasache.

El himno fue escrito por el P. Ricardo González, con el apoyo de Luis Arias Koga. La música es de Fernando Cordero Hualpa y Luis Arias Koga; y la Dirección y Orquestación, del Maestro Alfredo Carrasco.