“Las personas felices trabajan mejor y tienen mayor productividad”

El Dr. Ángel Baguer, quien será ponente en la conferencia Youth for Development, explica que el éxito de una empresa radica en considerar a sus trabajadores como personas competentes y reconocidas.

angel baguer

“La organización llena de jefaturas y vigilantes del trabajo, debe reemplazarse por una dirección participativa en línea horizontal, con pocos jefes o líderes de gran calidad y empleados integrados en equipos de trabajo, cuyos responsables puedan tomar decisiones”, explica el Dr. Ángel Baguer, profesor visitante de las maestrías de Seguridad y Salud en el Trabajo y Project Management, de la Universidad de Piura.

El especialista español en dirección de personas y gestión empresarial, quien participará el 12 y 13 de setiembre en el Youth to Development, conferencia organizada por la promoción 2014 de la Facultad de Ingeniería de la UDEP, sostiene que la era de la vigilancia del trabajador debe dar paso a la de la supervisión por resultados y los jefes deben aprender a delegar. 

¿En dónde radica el éxito de una compañía?

En una excelente dirección de personas. Los empleados no pueden ser simples trabajadores, sino personas competentes, reconocidas y apreciadas que puedan trabajar en libertad. 

¿Cuál es el principal problema al que se enfrentan las empresas?

La falta de liderazgo. Hay muchas organizaciones donde prevalece el sentido de jefe y, hoy en día, la dirección debe orientarse al liderazgo, no a la jefatura autocrática de antaño. Hay directivos que siguen sin entender que la persona es el elemento más valioso de la organización, por encima de los activos financieros, máquinas, locales e instalaciones.

Hay que centrar la atención en los trabajadores…

Las personas son las mentes creativas de las empresas: diseñan el producto, estudian y aplican la logística de aprovisionamientos, planifican y controlan la producción, controlan la calidad, comercializan los productos terminados y establecen los objetivos y estrategias para la organización.

¿Qué recomienda para mejorar el liderazgo en la empresa?

Cambiar la forma de dirigir. Antes el jefe era pensante y el trabajador ejecutaba. Ahora, tanto el jefe como el trabajador deben pensar ambos. Antes, los jefes eran autocráticos, ahora deben ejercer el liderazgo, hacer participar a los trabajadores y conducirlos a objetivos.

¿La forma de trabajar también debe cambiar?

El trabajo intelectual tiene que sustituir, cada vez más, al trabajo manual por el avance tecnológico. Se tiene que pasar de la especialización del trabajo a la multifuncionalidad del trabajador, del trabajo individual al trabajo en equipo, de la organización por funciones a la organización por procesos y el empleado debe trabajar con confianza en lugar de con miedo. 

¿Cómo influye el ambiente de trabajo?

Es indispensable generar un clima de trabajo agradable en las empresas. Las personas felices trabajan mejor, tienen más iniciativa, toman decisiones y tienen mayor productividad. No cabe duda también de que el espacio, la iluminación, la calefacción y la ergonomía influyen en la motivación del empleado. También ayudan las prestaciones de tipo social, como los servicios de comedor, guarderías, becas de estudio para hijos de empleados, horarios flexibles, planes de pensiones, seguros de vida, transporte y préstamos financieros.

¿Qué hacer para conseguir el clima laboral adecuado?

Hay parámetros importantes que se deben seguir, como que el trabajador ocupe el puesto adecuado a sus conocimientos y actitudes, exista un buen trato personal, haya delegación del trabajo, se forme al empleado, exista comunicación por parte de la empresa, el trabajador tenga confianza, pueda conciliar el trabajo con la vida familiar, le reconozcan el trabajo y sienta que su trabajo es útil. Todos estos parámetros dependen de la calidad directiva.

¿Cómo comprometer al trabajador con los objetivos empresariales?

El compromiso de un empleado con la organización se cimenta desde la incorporación del mismo a la empresa. Es importante la colocación del empleado en un puesto de trabajo apropiado a sus conocimientos y actitudes, proporcionarle un buen clima laboral y diseñarle un plan de carrera atractivo, que pueda conciliar el trabajo con la vida familiar.

¿Cómo se puede medir ese compromiso?

Hay hechos tangibles para evaluar el compromiso de un trabajador como las sugerencias realizadas a lo largo del año y el cálculo de los beneficios reportados, la puntualidad, la falta de absentismo injustificado, la calidad del trabajo realizado, el orden y la limpieza en el puesto de trabajo, la disciplina, la disponibilidad y la capacidad de aprendizaje, así como la aportación del empleado en los equipos de trabajo, la actitud y responsabilidad, la colaboración, la comunicación y trato con los compañeros y la iniciativa y toma de decisiones.

¿Qué recomienda para crecer profesionalmente?

En primer lugar la humildad, sabiendo compaginar esta con la capacidad profesional. Creer en lo que se hace. La integridad personal, valores y compromiso ético, así como la adquisición de actitudes o habilidades: trabajo en equipo, iniciativa, capacidad para resolver problemas, saber comunicar, cultura de cambio, organización y planificación del trabajo, capacidad de aprendizaje rápido, ser práctico, saber separar lo fundamental de lo accesorio, optimismo realista y sentido del humor.