Los prefijos y su escritura

Los hablantes del español podemos crear nuevas palabras empleando una serie de procedimientos. Uno de ellos es el de la prefijación, que consiste en anteponer un prefijo a una base univerbal (constituida por una sola palabra) o pluriverbal (conformada por varias palabras que expresan un sentido unitario), a la que le añade diversos significados. El prefijo es un tipo de afijo o morfema derivativo, carente de autonomía y de acento prosódico, que no modifica en nada la categoría gramatical de la palabra a la que se adjunta: inscripción (sustantivo) / preinscripción (sustantivo), solo es un indicador semántico: pre- (‘anterioridad local o temporal, prioridad o encarecimiento’).

Como norma general, se escribe unido y sin espacio a una base univerbal: antiadherente, vicepresidente, extrabajador, etc., puesto que las voces prefijadas constituyen una unidad morfológica y prosódica; por tanto, no son adecuadas las grafías en las que el prefijo aparece unido con un guion (*anti-adherente) o separado por un espacio (*anti adherente). Igualmente, deberán escribirse ligados a la base, si forman palabras anteponiendo a una base univerbal varios prefijos: antiposmodernista, requetesuperguapo; o cuando se duplican de forma recursiva: antiantisemita o con finalidad expresiva: supersuperguapo (Ortografía de la lengua española, 2010: 531-543).

En cambio, se escribirá separado por un espacio y sin guion solo cuando se une a bases pluriverbales: ex primer ministro, anti pena de muerte, pro derechos humanos, etc., o a nombres propios formados por más de una palabra: anti Naciones Unidas, pro Barack Obama. De ahí que no serían correctas las formas: *exprimer ministro, *proBarak Obama. Si se anteponen varios prefijos a bases pluriverbales, estos irán separados entre sí y del grupo de palabras al que modifican: ex vice primer ministro.

El prefijo solo se unirá con guion a la palabra base cuando esta es una sigla: mini-USB; un nombre propio univerbal: pos-Gorbachov, pro-Obama; o un número: sub-21, super-8, para separar la secuencia de letras de la de cifras. La Academia advierte, asimismo, que si se añade un prefijo a un nombre propio para crear otro nombre propio, el prefijo se junta a la base y la mayúscula se traslada a la letra inicial del nuevo término: Prepirineo, ‘franja anterior al Pirineo central’ (Ortografía de la lengua española, 2010: 536). Cuando se coordinan prefijos, se escriben con guiones si la base es univerbal, excepto el último si no le corresponde: anti- y proalemán, pre-, sin- y postcinemático, anti- y pro-Bush; pero se evitan si la base es pluriverbal: anti y pro George Bush.