Maestro de vida: hablan sus pupilos

En esta nota hablan dos profesores que hoy enseñan los cursos que Don Rafa dictó durante sus más 40 años de docencia universitaria: Geometría y Deontología.

estartus_clase

Rafael Estartús Tobella inició su labor como profesor en la Facultad de Ingeniería, de la Universidad de Piura, en 1973. A “Don Rafa”, como se le llamaba cariñosamente, se le conoció por su entrega y virtudes de buen maestro, por su capacidad de hacer bien su trabajo, de ir a lo esencial, por su agudeza y austeridad, por su estilo directo y su fina inteligencia, por su gran capacidad de concentración y de su sencillez.

En sus años de docente, el Ing. Estartús dictó los cursos de Geometría y Deontología para ingenieros. “Ha dejado un profundo ejemplo de lo que es ser un profesor universitario. Con qué ilusión preparaba y daba sus clases de Geometría. Además, se interesó, con la misma pasión, por las relaciones entre la fe y la ciencia”, recuerda Francisco Bobadilla, profesor y amigo cercano de Don Rafa.

Vigor admirable

Actualmente, el curso de Deontología lo dicta el profesor José Chinguel, quien considera que haber conocido a Don Rafa ha sido todo un privilegio. “Fue en un coloquio sobre la Sábana Santa de Turín, en 1999, donde puede ver en él, de modo admirable, un vigor y entusiasmo inusuales para la edad que tenía, por lo que hacía, investigaba y daba a conocer. Muchas cosas y muy valiosas he aprendido de su persona”, manifiesta.

“Por esas cosas de la vida, me ha tocado asumir uno de los cursos que él dictaba. Antes de mi lo enseñaba el conocido y destacado profesor Ing. Ignacio Benavent. Por lo que no tuve ocasión de verle directamente impartir dicho curso”, expresa. Chinguel añade que “fui testigo en los últimos años de su vida cómo, a pesar de sus funciones físicas disminuidas, seguía dando ejemplo de reciedumbre, de humildad, de amistad verdadera, de una generosidad que le llevó a gastarse hasta el final”, señala.

Ama Quella

Por su parte, para el ingeniero Wenceslao Núñez, quien ahora dicta el curso de Geometría, recuerda cuando Don Rafa le entregó su primera práctica y la nota no era muy alentadora, nos dijo: “‘Ama Quella’, si no quieren tener una nota como esta, tienen que estudiar como si su vida dependiera de ello. Bastó este mensaje para que me motivara a estudiar más, recuerdo que el curso lo dejé en 17”.

“Ahora busco trasmitir este ideal a mis alumnos, que todo esfuerzo tiene su recompensa y de no dejarse vencer por la pereza, esforzarse cada día y no rendirse por unos cuantos resultados pésimos”, indica.

El Ing. Núñez señala que tuvo el privilegio de enseñar y ser pupilo del Ing. Estartús en el primer semestre del 2010, último año que Don Rafa laboró como docente.

“Me marcó el hecho que siempre trató de enseñar con el ejemplo. Me decía: ‘Tú, como joven docente, debes entender que un alumno aprende más en el día a día, con tu ejemplo, que enseñándole en la pizarra’. Esas palabras han estado presentes desde aquel día, siempre trato de mejorar algunos aspectos y de transmitir esa enseñanza a mis alumnos”.

El profesor Núñez concluye diciendo que “Don Rafa fue un ejemplo de vida en todo aspecto; es difícil transmitir y encontrar las palabras adecuadas para agradecer todas las enseñanzas de un mentor como él. Siempre ha influenciado positivamente en todas las personas que le rodeaban”.