“Rodearse de un equipo multidisciplinar es fundamental para una programación cultural de calidad”

Tres gestoras culturales compartieron sus experiencias en centros culturales, galerías de arte y teatros en la apertura del segundo ciclo de Conversatorios de Gestión Cultural.

La Facultad de Humanidades inició la segunda temporada de Conversatorios de Gestión Cultural con el tema ‘Programación cultural’. Las gestoras culturales Vera Pons, del Centro Cultural de España en Lima (CCE);  Irene Tomatis, de la Galería Lucía de la Puente; y Zoila Castro, del Teatro La Plaza, actuaron como panelistas del conversatorio.

“Al margen de los ejes que marcan las estructuras de la programación, tan complejas y diversas, una buena programación cultural siempre responde a la astucia, experiencia o criterio de cada gestor cultural. Rodearse de un buen equipo multidisciplinar y profesional es fundamental para elaborar una programación de calidad”, dijo Vera Pons.

Asimismo, la gestora cultural del CCE añadió: “Programar creaciones escénicas en un teatro, muestras de arte contemporáneo en una galería o actividades culturales en un centro cultural, persiguen fines completamente distintos. Los públicos a los que se dirige cada institución también son distintos, por eso la metodología a la hora de elaborar una programación cultural varía considerablemente”.

Generación de ingresos

Para la subdirectora y encargada de relaciones internacionales de la Galería Lucía de la Puente, Irene Tomatis, el factor económico no es determinante para la programación, sin embargo, para mantener la continuidad y promoción de los artistas se debe generar ingresos.

“La comunicación en medios, directa y constante con nuestros clientes y público es crucial para generar ingresos y la para difusión del trabajo que realizamos: venta de obras de arte y promoción de artistas peruanos en el extranjero y de artistas extranjeros en el mercado local’, detalló Tomatis.

Re- conociendo a los públicos

Para las expositoras, incluso a las instituciones de mayor experiencia les es complicado definir el tipo de público. En estos últimos cinco años, explican, el poder adquisitivo del espectador y la oferta cultural en la capital han variado. Las instituciones dedicadas a ofrecer cultura están re-conociendo a sus públicos.

“Una programación cultural puede estar sujeta a una mercantilización de la cultura, a las modas del arte, al consumo de masas o a un plan estratégico estatal que marca las pautas directa o indirectamente de cada programación”, explicó Pons.

El próximo conversatorio tendrá lugar el jueves 16 de octubre a las 7:00 p.m. en la Casita del campus Lima de la Universidad de Piura.

Para mayor información: Centro Cultural Udep.