Rodolfo Rodríguez: “Habrá escasez de lluvias este verano”

La temperatura del mar indica que no habrán próximas lluvias para este verano. Según meteorólogo de la Udep, hace tres meses se pronosticó que el nivel de lluvias para esta época sería por debajo de lo normal.

Rodolfo Rodríguez

Debido a los cambios en la temperatura del océano no se visualizan grandes lluvias para este verano 2014. “La baja temperatura del mar es la principal causa de la escasez de lluvias para esta época”, asegura Rodolfo Rodríguez meteorólogo y docente de la Universidad de Piura.

El Mgtr. Rodríguez, experto en meteorología y climatología de la UDEP, señaló que desde hace tres meses se descartó la posibilidad de grandes lluvias para este periodo. “El pronóstico para esta época es de lluvias deficitarias, es decir, por debajo del nivel normal”, señala.

El especialista agregó que está lloviendo muy poco para la temporada y que la falta de lluvias afecta especialmente a la gente del campo, porque ellos necesitan de este recurso para sus cultivos. “La preocupación por la sequía es alta, pues los niveles de agua de los reservorios, tanto el de San Lorenzo como el de Poechos, están muy bajos. No hay entrada de agua en grandes cantidades como para poder almacenarla para los cultivos”, indica.

Mayor calor

Explica que la baja temperatura del océano no permite que se produzcan muchas nubes y por falta de éstas aumenta el nivel de radiación y la sensación de calor. “La nubosidad, de alguna manera, filtra la radiación solar y protege de los daños que pueda producir en la piel”, expresa.

El Mgtr. Rodríguez señala que durante el verano las máximas temperaturas suelen ser de 35 o 36 grados, pero si no hay gran cantidad de nubes en la atmósfera, tranquilamente se puede llegar a los 37 o 38 grados de temperatura. “Esto podría darse en febrero, el mes más caluroso del año. Con todos estos cambios, la época de verano podría prolongarse hasta los primeros días de abril”, afirma.

Radiación ultravioleta

Existen tres tipos de radiación: la visible, la infrarroja y la ultravioleta. Esta última es la que más interactúa con la piel humana y puede causar daños por su alta frecuencia. “En muchos casos, los perjuicios no son visibles, existe un proceso acumulativo y los efectos se ven a largo plazo. Los principales daños por radiación ultravioleta son las manchas, enrojecimiento, cáncer de piel y cataratas en los ojos”, indica.

El especialista explica que desde las once de la mañana hasta las tres de la tarde es muy peligroso exponerse a la radiación ultravioleta. “Aunque no haya sol y la nubosidad proteja de la radiación UV, sigue siendo peligroso exponerse durante esas horas, porque las condiciones climáticas pueden cambiar de un momento a otro. Durante ese tiempo, este tipo de radiación alcanza sus niveles más altos de 12 a 14”.

Precauciones

Rodríguez recomienda, además del uso de un bloqueador con filtro ultravioleta, el empleo de un sombrero de ala ancha, gafas con filtro UV-A y B y caminar siempre por la sombra. “Es recomendable, con o sin sol, no exponerse a la radiación. Por otro lado, también es importante tomar gran cantidad de agua para contrarrestar el efecto de la radiación”, aconseja.