“Una campaña política debe integrar a los electores y sus demandas”

Luis Benavente Gianella, especialista en Opinión pública y docente de Postgrado de la Facultad de Comunicación, analiza el diseño de las campañas políticas en las regiones del país.

Benavente Gianella, aseguró en esta entrevista que las estrategias electorales siguen arrastrando errores campaña tras campaña, y que los movimientos regionales no están respondiendo a la alternativa de cambio que proponían. El especialista será uno de los expositores del Seminario de Comunicación y Marketing Político que organiza la Facultad de Comunicación, a partir del 9 de mayo

Luis Benavente, director de Vox Populi Consultoría.

Según lo que ha podido analizar, qué errores se están cometiendo en el diseño de las campañas electorales, de cara a las próximas elecciones regionales y municipales.

Uno de los errores más frecuente es la elaboración de mensajes estándar con la foto y nombre del candidato, el nombre y logo del partido, y alguna frase común. Eso no sirve. Las campañas deben tener como eje un concepto que resuma la propuesta política del candidato, diferenciándose claramente de otras campañas suyas y de otros candidatos. Todos los mensajes deben estar integrados a ese concepto, en una suerte de sinergia del mensaje.

¿El diseño de una campaña política en una provincia debe adaptarse a su gente y a sus propios intereses?

Por supuesto, en la misma pregunta está la respuesta: una campaña política debe integrarse a los electores y a sus demandas. Esto implica el manejo de un concepto central de campaña que interprete necesidades y sentimientos locales, y que pueda lograr la conexión del votante.

Teniendo en cuenta las características del elector que vive en provincia,  ¿en qué debe enfocarse una campaña política en estas zonas del país?

El elector de provincia es muy diverso, cada zona es una realidad diferente. Cualquier candidato debe enfocarse en ganar la confianza del votante, debe decir la verdad y proyectar la imagen de alguien que dice la verdad. Debe interpretar los anhelos y necesidades de los votantes y ofrecerles un programa realista. Debe lograr una buena conexión emocional con los votantes.

¿Qué rasgos caracterizan al elector  de las diversas zonas geográficas del país y qué ha variado en los últimos años?

Digamos que, en términos de rebeldía e integración al sistema político y social, existe una geografía electoral con grandes zonas de votantes:

En la sierra, de sur a norte, es predominantemente rebelde. Busca expresar su profundo malestar en cada proceso electoral y  quiere candidatos combativos.

La costa, de Ica a Tumbes es predominantemente integrada. Es emergente, emprendedora, capitalista popular, busca candidatos que le aseguren estabilidad económica.

El votante de la selva también es rebelde, pero a la vez es el menos interesado en la política y los procesos electorales, por su menor acceso a la educación.

Para Benavente, es fundamental generar una conexión emocional con el elector. Foto: Web Agencia Andina.

Los partidos tradicionales

¿Cuál es su concepto acerca de la labor que vienen desarrollando los partidos políticos tradicionales en los últimos tiempos?

Los partidos cada vez se alejan más de las ideas y siguen sumergidos en una profunda crisis. No han logrado relanzarse en la sociedad peruana y solo inspiran una profunda desconfianza entre los ciudadanos. En la década del setenta tuvieron al gobierno militar, en la del ochenta a Sendero Luminoso y en la del noventa al expresidente Fujimori,  lo cual les impidió desenvolverse y desarrollarse. Sin embargo, desde el 2000, no tienen otro obstáculo más que su incapacidad de hacer cambios profundos que los lleven a una propuesta aceptada por la sociedad peruana. Ya no hay coartadas.

¿Cree que los partidos tradicionales siguen teniendo arraigo en ciudades como Trujillo o Piura, por ejemplo?

Los partidos tradicionales prácticamente han abandonado las regiones del Perú. Muy pocas regiones, provincias y distritos tienen gobiernos en manos de los partidos nacionales con sede central en Lima.

Espero que en las próximas elecciones los partidos tradicionales den la pelea, y aún perdiendo, construyan un espacio político desde la oposición. Actualmente es común apreciar partidos locales en ejercicio del gobierno que tienen expedientes en las fiscalías anticorrupción de todo el país. Esto es una señal de que los movimientos regionales no están respondiendo a la alternativa de cambio que proponían