“Venezuela es víctima de un secuestro”

La Dra. Luisa Portugal, experta en Comunicación Internacional, analiza la situación que está ocurriendo en Venezuela.

Luisa Portugal

Frente a la crisis que vive actualmente Venezuela, la Dra. María Luisa Portugal, docente de  la Facultad de Comunicación de la Universidad de Piura, opinó que “cada vez está más convencida de que Venezuela es víctima de un secuestro”.

La docente se mostró sorprendida de que, existiendo una serie de instituciones supranacionales como la OEA, la ONU, y cientos de ONG que nacieron para defender los derechos humanos y la democracia, esta situación aún no tenga una salida.

“Los cientos de instituciones que siempre hablan de democracia y libertad, deberían encontrar la manera de dar con algún tipo de sanción para este problema. No necesitamos ser muy inteligentes para darnos cuenta de que lo que pasa en Venezuela es una dictadura a vista y paciencia de los que creemos en la democracia”.

Volver al pasado

La especialista recordó que en su momento existieron muchas pruebas que demostraron un fraude en las elecciones que llevaron al poder a Maduro. Portugal calificó a Maduro de dictador, “pues en Venezuela se han derribado todos los poderes que defienden al ciudadano, tales como el Congreso, el Poder Judicial y uno de los más importantes: los medios de comunicación”.

Con respecto a esta censura, la doctora Portugal afirmó que cuando ya no se tiene esta herramienta que actúa como el “cuarto poder”, las marchas pacíficas y las protestas son las manifestaciones de la democracia; sin embargo, señaló que  es lamentable que el gobierno venezolano también las esté  impidiendo.

“El gesto realizado por parte de Leopoldo López (dirigente opositor), es un acto desesperado de decirle al mundo ¡ayúdennos! Él es un hombre valiente, ya que prácticamente se está inmolando por su patria, consciente de que cualquier cosa le puede pasar”, apuntó.

La investigadora señaló que es vergonzoso ver que por cálculos y negocios, no existan gobernantes que se pronuncien o piensen en alguna fórmula que castigue a estos dictadores que someten y secuestran a su propio país.

“No es posible lo que está pasando, ¿qué más pruebas necesita el mundo para saber que en Venezuela se atenta contra los derechos humanos y contra las personas? La justicia tarda pero llega”, puntualizó.