Alumnos de la primera promoción de Derecho recuerdan su época universitaria como “la mejor”

En el año en el que la Facultad de Derecho cumple 25 años, dos exalumnos de la primera promoción recordaron cómo fue el comienzo de esta historia.

Primera Promoción 1

Cortesía: Juan Mejía Seminario

El inicio de la Facultad de Derecho reunió a un grupo de 32 jóvenes. De estos, 16 se graduó como la Primera Promoción. En los dos primeros años solo se contaba con un docente porque no había clases de Derecho; era la etapa de Estudios Generales. Al tercer año, 3 docentes ya se dedicaban a tiempo completo y varios a tiempo parcial.

Paola Feijóo, quien hoy brinda asesoría jurídica a empresas, tenía 16 años cuando terminó el colegio. “Ninguna de las otras carreras que había hasta ese entonces eran de mi interés y coincidió -por suerte- que se creó la Facultad de Derecho, así que todo fue más fácil”, recuerda. Sabía que tenía una buena preparación así que confiaba en que el ingreso no sería un problema. “Lo bueno vendría con los cursos de facultad”, comenta.

Sobre esos inicios, dice: “fue la mejor época definitivamente, un tiempo para conocer nuevos amigos y profesores (sus personalidades y excentricidades), hacerse al nuevo ritmo de estudios, deslumbrarse con algunas clases, aburrirse totalmente con otras, pero igual disfrutar de todo ese descubrir y también, por supuesto, gratos momentos en cafetería y banca”.

Juan Mejía, docente universitario que tiene su Consultora Jurídica y ha sido Gerente de Asesoría Jurídica de instituciones del Estado y abogado Litigante, recuerda que él quería estudiar derecho desde los 11 años, pues le apasionaban los debates parlamentarios de la Asamblea Constituyente de 1979. “Que la UDEP abriera Derecho fue señal que las cosas irían bien, por la responsabilidad con la que la Universidad siempre ha hecho las cosas”, señala, al referirse al momento en que se enteró que habría carrera de leyes en Piura.

De su época de universitario en la naciente facultad, recuerda que les preocupaba que los 2 primeros años de carrera no llevaran cursos de Derecho. “Todos estábamos en Estudios Generales. Luego comprendimos que era por nuestro bien”, refiere.

Feijóo y Mejía rememoran las tradicionales olimpiadas. Eran muy pocos los alumnos, pero habían muchas ganas de participar. En ese recuerdo está la figura del dr. Antonio Abruña, piloteando con gran entusiasmo ese evento. “El fue sin duda el gran promotor”, dice Paola.

La exalumna señala que 25 años después de haberse iniciado la historia de la Facultad es momento de hacer un balance respecto a cuánto ha aportado para mejorar el sistema de justicia y cuánto falta por hacer.

Mejía agrega que la Facultad les dio disciplina y conocimiento. “La UDEP en su conjunto no solo nos dio una formidable formación académica sino que además nos dio una gran formación personal. Que nuestra Facultad cumpla 25 años, para mí significa  no solamente que he envejecido un poco, también significa que elegí bien”, precisa.