Cien años de ‘La Metamorfosis’

‘La metamorfosis’ de Kafka en el siglo XXI

La obra de Frank Kafka cumple cien años y docentes de la UDEP reflexionan sobre la insatisfacción laboral del protagonista para analizarla en la actualidad.

Especialistas KafkaDice la letra de una conocida canción del artista argentino Vicentico: “En las calles de la ciudad está llegando el momento,  la gente se va a trabajar y no lo quiere saber”. ¿Fue la misma insatisfacción laboral que sintió Gregorio Samsa, protagonista de la obra, la que Kafka plasmó en ‘La metamorfosis’, hace cien años? ¿Es posible que tanto tiempo después las personas sigan teniendo la sensación de vivir prisioneros de sus obligaciones? Cuatro docentes de la UDEP reflexionan al respecto.

El psicoterapeuta y director del Programa Académico de Psicología, Raúl Franco, considera que las personas que se sienten insatisfechas con su trabajo no han encontrado el sentido a sus vidas. “No hacen lo que les gusta, sino lo que deben hacer. Necesitan escuchar lo que la vida les pide, de acuerdo a sus propias capacidades”. Señala que de los dos caminos de la vida, el del ‘ser’ y el del ‘tener’, han elegido el del ‘tener’ y consideran por ello que “la felicidad está en tener el trabajo, jefe, sueldo y colegas ideales. La clave está en elegir el camino de la vida basada en el ‘ser’, es decir, ser cada uno y, poco a poco, en los roles que plantea la vida. No se puede dejar de ser fiel a los propios deseos ni tampoco dejar de ver que es en ‘el otro’ en que ‘el yo’ se realiza de manera plena. Esto implica un crecimiento constante, incluido el crecimiento con la profesión; es decir, permitir que la actividad a la que nos dedicamos despliegue las posibilidades relacionadas directamente con esta”.

El director del Centro Cultural UDEP, Enrique Banús, explica que la obra de Kafka fue escrita en una época de angustia por el presente y el futuro. “En esta obra Kafka muestra toda la angustia de esa época. Es la crisis de una generación obsesionada con el tema de la identidad, personal y colectiva. La I Guerra Mundial tambalea toda la seguridad de la Modernidad, basada en la certeza del propio ser, es decir, de la propia identidad. Luego de esto y con el final del siglo XIX, el ser humano deja de comprenderse a sí mismo y no encuentra su lugar en el mundo. Esta compleja realidad encuentra una expresión tremenda en ‘La Metamorfosis’ de Kafka”.

Por su parte, los docentes de la Facultad de Humanidades, Cynthia Briceño y Manuel Prendes, comentan las metáforas de la historia de Gregorio Samsa sobre la sociedad actual.

Briceño señala que “la obra misma es interesante porque puede analizarse desde diferentes planos o perspectivas, como sociológica y existencial. La metáfora de la obra constituye una representación muy singular de la situación del ser humano sumido en la miseria por la falta de adaptación a la sociedad. Conmueve la figura del insecto (Gregorio Samsa) y podemos reconocer que la transformación del personaje en un ‘insignificante bicho’ podría haberse revertido con la propia voluntad de enfrentarse a la adversidad; sin embargo él no tenía asideros significativos: autoestima, motivaciones, sentido de la vida”.

Para Manuel Prendes, “Samsa, como insecto, parece haber adoptado una forma más ‘real’ que la humana en cuanto que lo revela a él y a los demás como verdaderamente son. Como es una persona bondadosa pero insignificante, los miramientos hacia él desaparecen en cuanto quienes viven a su lado ya no pueden seguir aprovechándose de él. Considero que en este relato las relaciones de poder, en el trabajo y muy especialmente en la familia, son retratadas de una manera singular: terrible y desoladora”.