“Las empresas que coloquen primero a las personas ganarán una ventaja competitiva”

Fernando Polo, autor del libro “Lidertarios: creando imprendedores en la era digital”, explica la importancia de la transformación de las organizaciones para sobrevivir en los nuevos entornos digitales.

En su visita a la UDEP, Fernando Polo, director de la agencia Territorio Creativo y autor del libro “Lidertarios: creando imprendedores en la era digital”, comentó la importancia de la transformación de las organizaciones para sobrevivir en los nuevos entornos digitales.

11072985_711469758965630_8481276938511550222_o

 ¿Qué significa ‘transformación digital’?

Por transformación digital nos referimos a cómo el proceso de digitalización está afectando a las empresas y cómo estas deben responder a ello. La digitalización nace de la tecnología, que posibilita una serie de interacciones y formas de relación diferentes a las que existían hasta ahora. Las personas, todos nosotros, estamos utilizando y adoptando esa tecnología, pero esta avanza rápido. Las personas van primero  y las empresas después, porque son organizaciones más burocráticas y grandes.

Podemos decir que el proceso de digitalización es el paso por el cual las empresas deben cambiar y adaptarse a cómo las personas hacen uso de la tecnología.

¿De qué modo la digitalización está cambiando a las empresas?

Desde Territorio Creativo enfocamos el trabajo en tres ámbitos: el modelo de relación con los clientes o ciudadanos; las nuevas oportunidades de negocio y cómo la empresa, internamente, debe reestructurarse para abordar este cambio.

En el nuevo entorno digital de relación con el cliente hablamos de cómo el usuario tiene móviles y hace uso de plataformas sociales, lo que obliga a la empresa a tratar con los consumidores a través de diferentes plataformas, canales. La omnicanalidad es un ámbito que hay que ir desarrollando poco a poco para decir ‘yo me relacionaba con un anuncio en televisión, con el call center y correo electrónico y ahora pueden hablarme por Twitter, Facebook, Mobile, etc’. El nuevo cliente digital impone nuevos modelos de entorno de relación de las empresas.

Lo segundo es que hay nuevas oportunidades de negocio que no existían antes. Por ejemplo, el e-commerce es un nuevo canal de distribución, una nueva oportunidad de negocio donde puedes generar reveneu, ingresos y facturación en un entorno que no existía. Además está también la digitalización de los productos y servicios. Por ejemplo, si tienes una muñeca Barbie, ese producto puede tener un juego en el IPad y una niña puede comprarle ropa a través de la tablet. Esos son nuevos productos y servicios digitales.

Tenemos los modelos de instrucción digital ya que la tecnología posibilita una interacción completamente nueva. Actualmente hay empresas que están poniendo en riesgo modelos de negocios existentes, por ejemplo, Uber con los taxis o Airbnd con los hoteles. Las empresas están pensando en entornos e-commerce de nuevos productos y servicios digitales y cómo entrar en ámbitos completamente diferentes para defenderse de los competidores o ganar ventaja competitiva.

Y por último, el tercer ámbito, está relacionado en cómo la empresa debe cambiar sus procesos, organización y cultura interna para convertirse en una organización mucho más ágil y flexible, acorde al ritmo que demandan los tiempos digitales.

 16761582720_649f76881d_k

¿Qué papel juegan las personas dentro de este mercado?

En los últimos 50 años, las empresas se han olvidado un poco de las personas. Es decir, hemos utilizado medios de comunicación masivos además de haber abusado del concepto target: público objetivo al que trato masivamente, les apunto, disparo e intento cazar. Eso no funciona en el nuevo entorno digital.

Nuestra filosofía y visión para trabajar con las empresas es ayudar a las personas primero. De hecho, ayudamos a las empresas con las que trabajamos a digitalizarse pero realmente lo que intentamos convencer es que si no ponen a las personas primero no van a sobrevivir en la era digital.

Por un lado, podemos crear un mundo mejor si las empresas se humanizan, si entienden las necesidades de las personas, si hacen que sus empleados sean felices en las empresas, etc. Pero no solo se trata de un tema de ‘buen rollo’, de ‘flower power’.

En el entorno digital, el usuario es el rey. Si no le das prioridad, es mucho más fácil para él irse de una empresa a otra. Las empresas que coloquen primero a las personas ganarán una ventaja competitiva respecto a aquellas que las siguen tratando como un target.

¿Hasta dónde llegan las habilidades humanas en el mundo digital?

Este nuevo entorno digital requiere habilidades, capacidades, aptitudes y actitudes diferentes o reforzar algunas, como la capacidad analítica. Por ejemplo, el mundo digital genera una miríada de datos que pueden ser analizados por el software y hardware, pero la capacidad de interpretarlos y tomar decisiones en base a ellos es una labor humana.

Como la capacidad analítica, la creatividad es una habilidad que se demanda cada vez más. En un entorno de escasa y fragmentada atención, las organizaciones que ganarán son aquellas que destaquen entre el ruido existente.

¿Qué consejo le daría a una empresa para logra el éxito en el entorno digital?

Si quieres que tu empresa llegue viva al siglo XXII, la única pregunta que tienes que hacerte cada día es ‘¿qué estoy haciendo para que las personas que trabajan en esta empresa estén tan motivadas como yo?’.

Esto es importante porque el entorno del siglo XXI requerirá mayores dosis de innovación y para innovar las empresas requieren personas dispuestas a hacerlo. Para ello se necesita motivaciones intrínsecas, no extrínsecas. No es un tema sobre salario, es cómo ofrezco a esa persona una visión más allá del día a día, una capacidad de desarrollo personal, cómo avanzo y cómo la doto de autonomía para que persiga sus propios sueños.