Los jóvenes gritaron la defensa por la vida

Estudiantes de la UDEP se sumaron a la Marcha por la Vida. Los jóvenes estuvieron acompañados por la directora de estudios, Irene Alvarado, y un grupo de docentes universitarios.


Un bombo guinda retumba, al compás de una arenga, en el frontis de la Iglesia Catedral de Piura mientras que decenas de alumnos de la Universidad de Piura se congregan portando pancartas con mensajes que suman a una marcha que ya se ha vuelto una sana costumbre. “Protegemos juntos la vida” y “¡A la vida dile sí!” son algunas frases que va grabando mi camarógrafo mientras que los jóvenes del bombo reinician la arenga: “Para proteger la vida por eso tenemos que marchar juntos”.

Marcha por la vida Piura

La Plaza Bolognesi abarrotada de jóvenes universitarios y escolares.

La imagen de cientos de jóvenes recorriendo las avenidas Grau y Loreto; además, de las plazas Grau y Bolognesi, no hacen más que confirmar que hay muchos dispuestos a dejar su último aliento por la defensa de la vida. Sobre todo del más desprotegido, del que no puede defenderse: el concebido.

Marcha por la Vida UDEP

La UDEP se hizo presente en la Marcha. En la imagen aparecen portando el cartel (de izquierda a derecha): Dra. Rosalba Guerrero, Dra. Genara Castillo, Mgtr. Diana Jhong, Ing. Irene Alvarado.

La Marcha por la vida es una actividad que organiza el Arzobispado de Piura, desde hace ocho años. Kiara Solano es una alumna del programa académico de Administración de Empresas que ha participado de esta convocatoria en más de una ocasión. Está convencida de algo: Hay que defender a los indefensos como son los no nacidos.

“No es la primera vez que vengo y me parece una causa muy buena. Las mujeres debemos defender nuestro cuerpo, pero también la vida de la persona que llevamos dentro, una persona inofensiva, que tiene derechos y merece vivir”, me dice Kiara mientras trata de no perder de vista a sus amigos que también han asistido el evento. “Mucha mujeres no tiene el apoyo para informarse y otros intentan tomar las decisiones por ellos. Hay que ayudar a que las mujeres no tomen decisiones erradas con respecto a un no nacido”, afirma.

Marcha por la Vida Ingenieria UDEP

Alumnos de la Facultad de Ingeniería practicando las arengas minutos antes que inicie la marcha.

Pablo Estrada es un futuro ingeniero mecánico eléctrico. Debajo del color oscuro de sus anteojos se puede observar el sudor que le ha dejado la caminata y el sol abrasador del verano piurano. Él ha llegado a la marcha portando una banderola con el color guinda de su facultad y con una arenga a voz en cuello: “¡Vida sí, aborto no!”.

“Pienso que no tenemos derecho a quitarle la vida a otro ser porque nadie es dueño de la vida del otro. Nosotros tenemos un objetivo al nacer, por ello la vida hay que preservarla”, comenta Pablo mientras se disculpa porque debe continuar la caminata.

Marcha por la Vida Alumnos UDEP

Alumnas de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales.

El sol se va ocultando mientras que el Arzobispo de Piura, monseñor José Antonio Eguren, se reafirma en el mensaje de la Marcha: “Toda vida humana es siempre bella,  porque refleja el amor de Dios. El derecho a la vida se inicia desde la concepción hasta la muerte natural”. A manera de respuesta a algunas críticas de ciertos sectores que están ‘exigiendo otros derechos’, Monseñor Eguren cierra un momento de su mensaje diciendo: “Hacemos la defensa de la vida porque si las personas no tienen derecho a nacer y a vivir, cómo podemos exigir que se respeten otros derechos. El hombre no es árbitro de la vida humana, nada justifica el aborto”.

Mientras tanto, en Lima, más de medio millón de personas acompañaban la histórica Marcha por la Vida 2015. En la capital, los jóvenes tuvieron un rol protagónico, en su papel de voluntarios como de participantes, llevando alegría e intensidad en todo el recorrido.

Al presentarse sobre el estrado principal, el Arzobispo de Lima y Primado del Perú, Cardenal Juan Luis Cipriani, anunció que los participantes habían superado las 500 mil personas. El Cardenal destacó que “esta es la generación fuerte y el futuro de la patria. Somos un Perú que defiende la vida, el matrimonio y la familia”.

Marcha por la vida Humanidades UDEP

Los profesores Alberto Requena y Manuel Prendes portando una pancarta de su facultad.

Alexa Correa estudia Humanidades y aplaude el mensaje del Monseñor Eguren: “Yo marcho para ser la voz de los niños que han sido concebidos y defenderlos de esta sociedad que presiona a las madres a que los aborten”. Joel Elizarbe, estudiante de Comunicación, reafirma lo que expresa su compañera: “Los niños no son una elección porque desde que son concebidos son personas dignas de respeto y merecen los mismos derechos que todos tenemos. Los jóvenes siempre vamos a salir a defender a los más indefensos”.

Marcha por la Vida Derecho UDEP

Los alumnos de la Facultad de Derecho llegaron en buen número al frontis de la Iglesia Catedral de Piura.

Mientras los grupos de escolares y jóvenes universitarios siguen arengando a favor de la vida, el show artístico inicia su presentación. Las mamás gestantes, invitadas para recibir la bendición del arzobispo, se retiran a sus hogares. Están cansadas y deben cuidarse para proteger al ser que llevan en sus entrañas.

Marcha por la Vida Educación UDEP

Un mensaje categórico de apoyo a la marcha expusieron los futuros educadores de la UDEP.

Cerca de las mamás ha estado Carolina Saavedra, estudiante de la especialidad de Educación inicial: “Siempre hay que cuidar la vida, desde la concepción hasta su fin natural que es la muerte”, afirma mientras nos entrega un volante que contiene información sobre el proceso de gestación de un ser humano. “Nosotros los jóvenes siempre debemos estar atentos para que la defensa de la vida nunca se pierda. La vida es un regalo de Dios, no importa las circunstancias, porque es el regalo más hermoso”.

Así es Carolina. Muy de acuerdo contigo y algo más: después de cuatro horas de actividad, nos vamos convencidos de esto: ¡Piura, defiende la vida!