Cardenal Juan Luis Cipriani

San Josemaría: “Pies en la tierra, corazón en el cielo”

UDEP festejó 40 años del tránsito al cielo de su fundador con celebraciones eucarísticas y un recital. Monseñor Juan Luis Cipriani celebró la misa en la Parroquia Santa María Reina.

Festividad San Josemaria 2015 (8)

En la década de los 60’s, Josemaría Escrivá de Balaguer fundador del Opus Dei, tuvo la voluntad de constituir una universidad en el Perú. Gracias a sus enseñanzas y al trabajo de muchos nace la Universidad de Piura. Hoy, 40 años después de su partida, la UDEP se une a la acción de gracias en la fiesta de quien fuera su primer Gran Canciller. En Lima, profesores, alumnos y amigos asistieron a las misas celebradas tanto en el local de Campus Lima,  en la parroquia María Reina de San Isidro, Santísimo Nombre de Jesús de Chacarilla y en la iglesia El Buen Pastor de Los Olivos. En Piura, la comunidad universitaria y amigos se congregaron en la ermita del Campus.

Cardenal Juan Luis Cipriani
“San Josemaría nos pidió tener los pies en la tierra y el corazón en el cielo”

En la parroquia María Reina de San Isidro, presidió la Santa Misa Monseñor Juan Luis Ciprini. Para conmemorar la fecha en que San Josemaría Escrivá partió al cielo, el arzobispo de Lima recordó que tuvo el honor de estar en Roma aquel 26 de junio de 1975. “Conocimos un santo, nos toca seguir su huella y hacer la tarea de santificación del día a día, más alegre y llevadera”.

Monseñor Cipriani evocó que San Josemaría enseñó a quienes lo rodeaban a cuidar la creación mediante el trabajo, justamente en sintonía con lo que enseña la  reciente encíclica publicada por el Papa Francisco, ‘Laudato Si’. “San Josemaría tenía la idea de labrar y cuidar la creación”.

19003931970_d87c09afa9_k

En la homilía, Monseñor Juan Luis Cipriani también rememoró que San Josemaría era un hombre que se hacía querer porque él quería. Era un hombre con corazón de oro, comprensivo, tierno, leal y agradecido. No se olvidaba de ningún detalle recibido ni en su familia, barrio o  seminario. “Él hacía primero lo que enseñaba. No recuerdo un consejo suyo que él no practicara todos los días. San Josemaría nos pidió dejar huellas de cariño, comprensión y optimismo, por eso nos animó a tener los pies en la tierra y el corazón en el cielo”.

Mario Arroyo
“San Josemaría: ‘Desde el Cielo os ayudaré más’”

En una misa celebrada por el vicario general de Carabayllo, Justino Sota, en la iglesia ‘El buen pastor’ en Los Olivos (Lima), el P. Mario Arroyo destacó la sencillez y santidad de san Josemaría en la vida ordinaria. “San Juan Pablo II lo llamó ‘el santo de lo ordinario’, es decir, de la vida cotidiana, corriente, en apariencia vulgar, lo de cada día. San Josemaría nos enseñó a encontrar ese “algo santo, divino, que nos toca a cada uno de nosotros descubrir”.

Asimismo, el Padre explicó que los 40 años del tránsito al cielo de san Josemaría se celebran en un contexto particular donde el Opus Dei está viviendo un Año Mariano para pedir por la familia. “San Josemaría fue un ‘apóstol de la familia’. Enseñó que el matrimonio, con todo el conjunto de obligaciones menudas que tiene, es camino de santidad”.

IMG_0640

Coro del Colegio HUMTEC en celebración de Los Olivos

Durante la celebración, participaron fieles procedentes de Comas, Los Olivos, Independencia, y otros lugares de Lima.

Carlos Guillén
“San Josemaría: ‘El trabajo nace del amor, manifiesta el amor, se ordena al amor’”

El Padre Carlos Guillén, coordinador de Capellanía de Campus Lima, recordó el mensaje de santificación a través del trabajo del fundador del Opus Dei. Explicó que esa enseñanza cambió la vida de muchas personas, quienes aprendieron a no hacer del trabajo una tragedia repetitiva e inevitable ni tampoco una máquina de hacer dinero o reafirmación personal sino un medio por el cual servir a Dios.

19186175585_c920c16a81_k

Citando a san Josemaría, el Padre Guillén explicó que “el gran privilegio del hombre es poder amar. Por eso, el hombre no debe limitarse a hacer cosas, a construir objetos. El trabajo nace del amor, manifiesta el amor, se ordena al amor. Reconocemos a Dios no sólo en el espectáculo de la naturaleza, sino también en la experiencia de nuestra propia labor, de nuestro esfuerzo. El trabajo es así oración, acción de gracias, porque nos sabemos colocados por Dios en la tierra, amados por Él, herederos de sus promesas”. (Es Cristo que pasa, 48).

Mons. José Antonio Eguren, Arzobispo de Piura
“San Josemaría fue un soñador de sueños imposibles’”

El arzobispo de Piura presidió la celebración de la Misa en la Ermita de la UDEP –Campus Piura, concelebrada con los capellanes de esta casa de estudios. En su homilía destacó la profunda fe del santo fundador de la UDEP. “Cuando él descubría en los demás una presencia de pesimismo o una visión demasiado humana de las cosas respondía siempre: ‘Es cuestión de fe’. Por ello, a San Josemaría podemos definirlo como un soñador de sueños imposibles, pero de sueños humanamente imposibles que se hicieron realidad porque era un hombre de profunda fe en el Señor y en sus promesas”.

Festividad San Josemaria 2015 (7)

Monseñor Eguren recordó también la fidelidad, y fecundo ministerio sacerdotal del P. Vicente Pazos, fallecido hace un mes. Expresó que tuvo la suerte de estar al lado de San Josemaría, colaborar con él en el Opus Dei, en el Perú y Piura; de encontrarse con  San Juan Pablo II en su histórica visita a Piura de 1985. “Pero quizá lo más hermoso de su vida fue que atendió sacerdotalmente a miles de mujeres y hombres, muchos de ellos sacerdotes e impartió numerosos medios de formación como convivencias y cursos de retiro… Si en una frase podemos sintetizar su vida es que fue ‘un sacerdote a fondo’”, subrayó.