El anticonceptivo oral de emergencia (AOE) sí tiene efecto abortivo

El aborto ha sido siempre causa de una lucha constante entre quienes defienden la vida y las que no. Por ello, no llama la atención que se discuta nuevamente el efecto abortivo de la AOE.

Píldora AOE sí es abortiva

Foto de Andina.

El aborto, en todas sus formas, ha sido desde siempre causa de una lucha constante entre las personas, profesionales e instituciones que defienden la vida y las que no. Por esta razón, no llama la atención que haya vuelto la discusión respecto al efecto abortivo de la Anticoncepción Oral de Emergencia (Levonorgestrel 1500 mcg).

El levonorgestrel, (una progesterona que se administra a una dosis 10-20 veces mayor a la que contiene un anticonceptivo oral de uso ordinario), tiene un triple mecanismo de acción, de los cuales los más relevantes son dos: efecto anovulatorio y efecto anti-implantatorio.

El efecto anovulatorio está demostrado, por lo que si no hay ovulación, no hay fecundación y, por lo tanto, no hay aborto. Hasta allí todos de acuerdo. La discusión viene por el otro efecto relevante, el anti-implantatorio que es el que se quiere desconocer. Se ha demostrado científicamente que el levonorgestrel sí produce cambios endometriales y altera la motilidad de las trompas uterinas, impidiendo la implantación y, por lo tanto, produciendo un aborto. Todo depende del momento en que se tome la píldora del día siguiente. Si se toma antes de la ovulación, el efecto anovulatorio es el que se produce, en cambio si se toma después de la ovulación, el efecto que prima es el anti-implantatorio o abortivo.

Existen varias investigaciones relacionadas con el efecto anti-implantatorio (efecto abortivo) del levonorgestrel:European Journal of Clinical Pharmacy, 17(6), Nov-Dec 2015; Fertil Steril. 2007 Sep;88(3):565-71; Am Fam Physician 2004;70:707-14,717-8 y y Ann Pharmacother 2002 Mar;36(3):465-70), así que es completamente falso que no existe este efecto o que no está demostrado científicamente.

Además, el levonorgestrel, como todo medicamento hormonal, tiene riesgos y efectos secundarios: náuseas, mareos, dolor de cabeza, dolor en la parte baja del abdomen, sangrado menstrual irregular, hipersensibilidad mamaria; y no se recomienda su uso en mujeres menores de 16 años ni en mujeres obesas. Asimismo, es importante tener en cuenta que la AOE no es 100% efectiva ya que su eficacia se encuentra entre un 56 y 75% y esta disminuye con el paso del tiempo y con la frecuencia de su utilización.

Por otro lado, numerosos estudios en otros países, donde se aplica la misma política de salud respecto a la administración de la AOE, han demostrado que no reduce los embarazos no deseados o los abortos y que, por el contrario, se ven incrementadas las incidencias de ambos problemas, a lo que se suma un incremento de las infecciones de transmisión sexual.

Finalmente, considero sumamente importante volver al punto de partida: la familia. La anticoncepción oral de emergencia ha existido desde los años 70 (era otro fármaco). Se vende actualmente en farmacias y seguirá existiendo en el futuro, y si ahora es el levornorgestrel, con el tiempo será otra hormona.

Por esta razón, somos los padres de familia quienes tenemos la obligación y responsabilidad de asumir con autoridad la formación de nuestros hijos (en nuestro país son las adolescentes y jóvenes quienes más utilizan la AOE), haciéndoles saber la importancia de cuidar su cuerpo, fundamentalmente a través de la abstinencia, y enseñándoles con claridad que el AOE, cualquiera que sea su componente, ha tenido, tiene y tendrá siempre un efecto abortivo.