Por Jorge Echevarría Velásquez

El problema es el desabastecimiento, no la falta de agua

Hoy se celebra el Día Mundial del Agua, una gran oportunidad para sensibilizar, concientizar y tomar acciones concretas para el cuidado del agua, el elemento más importante y esencial para la actividad biológica.

El 22 de marzo se celebra el Día Mundial del Agua, una gran oportunidad para sensibilizar, concientizar y tomar acciones concretas para el cuidado del agua, el elemento más importante y esencial para la actividad biológica, que cubre alrededor del 70% de la superficie de la tierra. De eso, el 96%  es agua salada y sólo el 4% restante es agua dulce.

Agua Poechos

La Organización de las Naciones Unidas la declaró como un derecho humano para el pleno disfrute de la vida. No obstante, alrededor de 783 millones de personas no tienen agua potable (11% de la población mundial, según la ONU). De ahí que sea tan importante y urgente adoptar medidas para que este recurso, cada vez más escaso, sea accesible a toda la población mundial y a las futuras generaciones.

En el Perú, el reto es llevar este recurso a 4,5 millones de peruanos, en su mayoría, de zonas rurales. En Piura, las estadísticas no son muy diferentes, cerca del 20% de la población no tiene agua potable (INEI), cuando deberíamos tener el 100% de acceso, con una continuidad de por lo menos el 75% en todas las zonas. El abastecimiento depende, en gran medida, del sistema de alcantarillado, que apenas llega al 55% de la población.

La crisis de abastecimiento se agudiza en los asentamientos y pueblos jóvenes donde los pobladores pagan un precio excesivo por el agua, distribuida por cisternas que no garantizan su potabilización. Como consecuencia, surgen los graves problemas de salud que afectan, sobre todo, a la población más vulnerable: la infantil. El panorama se agrava debido al gran nivel de desconocimiento de esta situación.

Como vemos, en el Perú no tenemos problemas de escasez o falta de agua sino de abastecimiento. Esto se puede remediar con una buena gestión de los recursos hídricos, que se puede mejorar si se articulan todas las instituciones y organismos relacionados. Sin embargo, hay un problema adicional: a pesar del bajo abastecimiento de agua potable, lamentablemente, seguimos contaminando las fuentes de este recurso, con relaves de la minería ilegal, derrames de petróleo en los ríos de la Amazonia, desechos industriales, entre otros.

Aprovechemos el Día Mundial del Agua para cambiar de actitud. ¡Pensemos en el futuro, cuidemos el agua!