Por Diana Aguirre Manrique

Gestión cultural: la herramienta que le falta a Piura

Piura posee gran variedad y riqueza de recursos culturales; por ende, de singulares bienes patrimoniales tangibles e intangibles; pero, no realiza una adecuada gestión de su patrimonio para lograr un mayor desarrollo económico y humano.

Vivimos en una región que posee una gran variedad y riqueza de recursos culturales y, por ende, de singulares bienes patrimoniales tangibles e intangibles, que permiten generar ese sentimiento e identidad que nos une a todos, sin distinción. Sin embargo, aún no reconocemos la importancia de la adecuada gestión de nuestro patrimonio para alcanzar un mayor desarrollo económico y humano.

Gestión Cultural Foto Paulino Ramos

Piura cuenta con gran variedad de manifestaciones culturales que requieren de una adecuada gestión . Foto Paulino Ramos.

En los indicadores culturales para el desarrollo, recomendados en Convención de la Unesco 2015, sobre la Protección y Promoción de la Diversidad de las Expresiones Culturales, se exhorta a integrar la cultura en las políticas de desarrollo a todos los niveles a fin de crear condiciones propicias para el desarrollo sostenible y fomentar la diversidad de las expresiones culturales. En nuestra Región, se podría acoger y difundir este propósito para potenciar el valor de nuestra riqueza cultural y patrimonial.

¿Qué sería de Piura sin el Ceviche, el “gua”, el Tondero, el Señor Cautivo, los carnavales cataquenses, San Martín de Tours, Aypate…?. ¿Qué sería de Piura sin sus artesanos y artistas, sin su gente amable, trabajadora, orgullosa de su historia y del suelo que la sustenta? Sin estos elementos, un pueblo pierde su esencia porque son componentes que nos definen, que nos dan el sentido de pertenencia y son la fuente inagotable de creatividad.

De allí la importancia de incentivarla hacerla crecer o enriquecer. Sin embargo, no nos quedemos solo en esta visión antropológica porque desde los años 80 la Cultura viene consolidándose como un pilar para el desarrollo sostenible, que junto a las mejoras en los sectores, como Economía, Infraestructura, Educación y Tecnología, tiene un rol preponderante porque se encuentra en la base de la construcción de la sociedad.

En síntesis, es un recurso vital para el desarrollo humano, como un artículo de primera necesidad. En este contexto surge la Gestión Cultural en el mundo. Sin duda, cómo podría algo tan valioso para la sociedad no tener un ámbito profesional propio que ayude a su adecuada administración.

El patrimonio no es una carga antigua
Escuchamos continuamente que Piura descuida su patrimonio y aunque apena aceptarlo, es verdad. Esto es así porque aún la mayoría se ha quedado con una idea equivocada o desfasada, que considera al Patrimonio como una carga, como lo antiguo y, por tanto, que se opone al avance de la modernidad. Es por eso que por ejemplo, las Casonas se ven como un obstáculo para los propietarios y un problema para los gobernantes.

Es verdad también, que el Estado a través de las instancias encargadas de Cultura, tiene pocos recursos y sus procesos administrativos muchas veces obstaculizan las iniciativas o se toman medidas contradictorias al objetivo de conservación. Por eso, se dan retrasos en temas importantes como: la aprobación del expediente de emergencia para proteger al Ex Colegio San Miguel y a Iglesia San Lucas de Colán, por las lluvias, etc.

Tareas pendientes
Esta situación debe cambiar, el patrimonio como uno de los elementos fundamentales de la riqueza cultural de la sociedad, debe ser más conocido y valorado por todos. Según el último informe de la Unesco en los indicadores para la cultura y el desarrollo (IUCD- 2015), en el Perú hay avances significativos en la sostenibilidad del patrimonio, pero queda aún por trabajar en lo siguiente: la priorización de la salvaguarda y promoción por parte de las autoridades públicas; en los registros e inscripciones nacionales e internacionales de sitios patrimonios en la lista de la Unesco; la protección, salvaguardia y gestión del patrimonio y en las estrategias de transmisión de los valores patrimoniales y la movilización de apoyo.

Los gobiernos locales y regionales tienen competencias en materia cultural que debería canalizar para la adecuada gestión de los patrimonios locales, no solo con fines turísticos sino también porque el patrimonio, según el IUCD, contribuye a la revalorización continua de culturas e identidades; es un vehículo de transmisión de conocimientos y una fuente inspiradora para la creatividad. Asimismo, promueve el acceso y disfrute de la diversidad cultural, potencia el turismo y genera empleos asociados y aporta a la economía nacional: industrias culturales y creativas.

¿Por dónde comenzar?
La sociedad civil organizada, las instituciones públicas que nos representan y el sector privado tienen una responsabilidad directa en la adecuada preservación, investigación y difusión del patrimonio regional. Pero sin duda, alguien tiene que tomar el liderazgo.

Desde mi punto de vista es el Gobierno Regional de Piura (GORE) quien debería liderar esta gestión porque si bien no tiene en su estructura ninguna dependencia encargada de este ámbito, como si lo tienen el Turismo y la Educación, según la Ley Orgánica de Gobiernos Regionales Nº 27867, en el apartado referente a las Competencias compartidas dice: “Art 10. (2f) Difusión de la cultura y potenciación de todas las instituciones artísticas y culturales regionales”. El marco legal le permite intervenir y ser el ente rector en esta materia, que genere una política cultural para Piura, que articule acciones con las municipalidades y la Dirección Desconcentrada de Cultura.

Además de generar sinergias de trabajo conjunto entre cultura- educación y turismo, si el GORE redescubre esta dimensión social y económica de la cultura, le dará prioridad para conseguir o canalizar los recursos de la Cooperación Internacional, obras por impuestos, Plan Copesco, Responsabilidad Social, etc. para los proyectos y programas que se deriven de un plan de gestión cultural para la Región.

El Gobernador Regional ya ha manifestado su voluntad política en favor de la cultura, este es el primer paso. Falta que se convenza de la importancia que tienen la cultura y el patrimonio en la mejora de la gobernanza y la formación de la ciudadanía.

El rol de la gestión cultural
Para lograr estos objetivos, es importante gestionar, desde una visión moderna y creativa. Tenemos que lucir mejor nuestros museos con propuestas museográficas atractivas y didácticas. Debemos apoyar a los elencos artísticos, mejorar las infraestructuras culturales, cuidar nuestros monumentos, tener más clubes o instituciones culturales, entre otras; todo en base a la planificación estratégica (objetivos, estrategias, recursos humanos y financieros) y el diálogo constante entre agentes y actores culturales.

Sin una adecuada gestión de la cultura en Piura, se seguirán perdiendo oportunidades porque solo los piuranos que en el presente disfruten y dinamicen su cultura podrán construir una Región con un alma grandiosa con el potencial suficiente para generar y mantener una verdadera transformación social. Además, solo la cultura, como alma de los pueblos, asegurará la “existencia intelectual, afectiva, moral y espiritual más satisfactoria para todas las personas”, que menciona la Declaración universal de la Unesco, sobre la diversidad cultural, artículo 3. (Artículo publicado en el suplemento El Tiempo. 31/01/2016).