“Hoy, los hijos tienen más experiencia que sus padres”

José Luis Orihuela, el docente universitario y experto en comunicación digital, analiza la brecha digital generacional.

El profesor José Luis Orihuela estuvo en Lima durante esta semana gracias a una invitación de la Universidad de Piura para una conferencia sobre Transformación Digital. Conversamos con él sobre diversos temas, entre ellos los relacionados a la alfabetización digitaly al desfase que hay entre los adultos formados con libros y los jóvenes hiperconectados.

 

Usted habla de la alfabetización digital. ¿Por qué es tan importante?

Se le llama así al proceso formativo para que la gente comprenda, entre otras cosas, cómo la conectividad puede mejorar sus oportunidades. La diferencia entre la alfabetización digital entre maestros y estudiantes es un fenómeno global con un grado que no se había visto jamás. Nunca hubo tanta diferencia entre el modo en que fueron alfabetizados los padres y maestros, respecto del modo en que se alfabetizan hijos y estudiantes. Quienes se formaron con libros tienen que  instruir, formar y asesorar a quienes pertenecen a la cultura de la hiperconectividad.

Es algo que no depende de que más población cuente, por ejemplo, con un smartphone…

Por el hecho de tener esa tecnología en las manos, no se puede asumir que esa gente sepa cuáles son las consecuencias de su huella digital o rastro que deja su actividad en las redes, cuando comparte estados, fotografías, videos y más.  Hoy se sabe que , por ejemplo, en España el 86% de empresas consultan la huella digital de potenciales candidatos para algún puesto de trabajo y el 28% rechaza postulantes por información que encontró en la red.

¿Cómo se puede reducir esa brecha digital entre padres e hijos?

Aprendiendo con ellos. Este es un cambio cultural que tienen que asumir padres y maestros. Por primera vez en la historia, los más jóvenes tienen más experiencia en asuntos vitales que sus padres y maestros. Antes lo que a un joven le ocurría, el padre ya lo había experimentado y le podía aconsejar. Ahora hay muchas situaciones (laborales, amorosas, etc.) en los que los padres y maestros se sienten indefensos. El reto es formativo.  Por eso, una de las claves es aprender con ellos. Hay que aprender de los problemas de los más jóvenes y de las mismas soluciones que ellos les encuentran.  

Enlace

Esta publicación fue escrita en la sección Prensa. Guarda el enlace.