Investigación formativa y estudios universitarios

Una cualidad inherente a la formación universitaria es la investigación. De ahí que, al pensar en un perfil profesional competente, las universidades contemplen desarrollar habilidades investigativas en sus estudiantes.

Por Camilo García Gonzales
Decano Facultad de Educación
Universidad de Piura

Una cualidad inherente a la formación universitaria es la investigación. De ahí que, al pensar en un perfil profesional competente, las universidades contemplen el desarrollo de habilidades investigativas en sus estudiantes. Desde su nacimiento, estas instituciones aspiran al universalismo, por la diversidad de origen de sus componentes y el saber e investigación que buscan extender en todo mundo.

La tarea diaria de los profesores universitarios y las experiencias que compartimos, sobre la enseñanza y el aprendizaje de los estudiantes, nos lleva a cuestionarnos si los procesos pedagógicos desarrollados guardan una adecuada relación con las metodologías y las evaluaciones de las materias y con los objetivos de las asignaturas. Esta cuestión se relaciona estrechamente con la cualidad per se de la enseñanza universitaria: la investigación formativa.

Al respecto, existen diversos informes que sirven de referente a los centros universitarios, al plantear el perfil del alumno investigador, en el desarrollo curricular de las distintas carreras. Algunos, han originado el análisis práctico de las propuestas de investigación formativa en la educación universitaria.

Uno de estos informes, el Boyer –según registran Tornay, Castro & Antolí– “enfatiza la necesidad de transmitir muchas de las habilidades del investigador al estudiante”. Señala que son imprescindibles y valoradas en la empresa, la administración y el mundo laboral “la capacidad de encontrar y asimilar información novedosa, de transmitirla tanto oralmente como por escrito, la evaluación crítica de contenidos, el uso de tecnologías de la información, y un largo etcétera…”.

En nuestra Facultad, orientamos la formación investigativa de los estudiantes de Educación, procurando que investiguen y creen sus propios productos, para después darlos a conocer en un contexto determinado de su entorno universitario. De esta manera, encaminamos el desarrollo de sus competencias en investigación.

Con esta finalidad, utilizamos algunas orientaciones metodológicas como introducir a los estudiantes al desarrollo de investigaciones, promoviendo sus habilidades de búsqueda y sistematización de la información o plantear (desde el primer año) su formación en este ámbito, de modo que desarrollen –progresivamente– sus habilidades investigativas. También es importante la promoción de la educación interdisciplinaria; el uso de la tecnología de la información de forma creativa y la difusión de los resultados o productos de su trabajo, con el fin de socializar esta experiencia.

Sin duda, la capacidad investigativa de cualquier profesional es clave para resolver eficazmente los problemas del entorno; de ahí la necesidad de fomentar la investigación formativa en las universidades.