Dr. Carlos Ruesta Requena

“La vacuna protege contra la influenza de tipos A y B”

“La vacuna es tan segura que se puede colocar a cualquier paciente; pero, es mejor aplicarla cuando el individuo esté sano”, señala el médico Carlos Ruesta del Policlínico de la Universidad de Piura.

Ante la aparición de nuevos casos de influenza y en el marco del Programa UDEP Saludable, el Policlínico de la Universidad de Piura lleva a cabo una campaña de vacunación dirigida a la comunidad universitaria y público en general; y, el miércoles 27 (6:00 p.m. /IME) dará la charla “El virus de la influenza”, que permitirá despejar dudas sobre esta enfermedad y sus variantes.

Carlos Ruesta

El médico internista Carlos Ruesta Requena señala que aunque las personas mayores de 60 años y los niños menores de 5 son los más vulnerables ante el virus de la influenza, hay una parte  de la población intermedia que también está siendo afectada. 

Conocer para prevenir
Ruesta Requena indica que para la prevención y la adopción de medidas oportunas es importante conocer más esta enfermedad. “La influenza puede manifestarse de dos maneras: la estacional, que es la que nos afecta todos los años. Se relaciona con aspectos climáticos y de costumbres de grupos poblacionales.

Por otra parte, la influenza pandémica, causante de millones de muertes en todo el mundo, a través de los años, se relaciona directamente con mutaciones genéticas del virus que afectan a otros seres vivos (aves, cerdos etc.). Su comportamiento depende del hábito migratorio de estos animales”.

Así mismo, el médico refiere que se distinguen dos tipos de influenza: el “A”, que es el más importante, por su mayor impacto en la población sana. Es la que causa casos graves, en pacientes que han estado sanos y que de un momento a otro contraen el virus y enferman. Por otro lado la influenza “B” cada vez toma más importancia en la aparición de pandemias.

Actualmente, señala Ruesta Requena, “en Piura tenemos un nuevo brote de influenza A que ya ha cobrado varias vida, principalmente de infantes, ancianos y personas con enfermedades crónicas debilitantes, como: diabetes mellitus, enfermedad pulmonar obstructiva crónica, enfermedad renal crónica avanzada, fibrosis pulmonar avanzada, etc.

Señales de alerta
El médico hizo un llamado a tener en cuenta los signos de alarma de la enfermedad para poder adoptar medidas rápidas y oportunas: “La fiebre, tos y el malestar general son los síntomas más comunes. Pero si aparecen vómitos persistentes, tos con sangrado, dificultad para respirar, cansancio al mínimo esfuerzo, la persona debe acudir al centro médico más cercano para su respectiva evaluación. Además, nunca hay que automedicarse. El reposo, la hidratación constante y lo que el médico recete, basta para ir superando el cuadro infeccioso” anota Ruesta.

Por otra parte, recomendó tomar precauciones para evitar los contagios, pues la influenza es “una infección bastante contagiosa”.

¡A vacunarse!
Respecto a la vacuna contra la influenza explicó que ante la aparición cada vez mayor de casos de casos del tipo B, relacionados con epidemias, la OMS (Organización Mundial de la Salud), solicitó a los laboratorios productores de la vacuna, que la protección de esta no solo sea para la del tipo A sino también para la B. Actualmente, esta vacuna incluye ambos subtipos.

En cuanto a los efectos secundarios de la vacuna, el médico indicó que sí los tiene; sin embargo, esta no produce la influenza, por tanto no hay que alarmarse, dijo.  “La vacuna puede producir un cuadro febril, como respuesta inmune del cuerpo. La vacuna es tan segura que se puede colocar a cualquier paciente; es mejor aplicarla cuando el sistema inmune está bien; es decir, cuando el individuo esté sano”, reiteró.

(Nota elaborada con la colaboración de Rosario Córdova)