Graduación 2016 en Piura

Más de 430 jóvenes recibieron sus insignias de bachiller

Muchos de los nuevos profesionales ya se han insertado al mercado laboral del país. La ceremonia se realizó en el Proscenio del Campus Piura.

Bachilleres UDEP 2016

El proscenio del Campus Piura se lució con la presencia de las autoridades de la UDEP, el claustro de profesores, graduados y padres de familia.

Aunque muchos de los nuevos profesionales ya se han insertado al mercado laboral del país, los 434 graduandos no quisieron perderse esta ceremonia tradicional. Ellos pertenecen a los distintos programas académicos que tiene la UDEP: Administración de Empresas, Comunicación, Contabilidad, Derecho, Economía, Educación, Historia y Gestión cultural, Ingeniería Civil, Ingeniería Industrial, Ingeniería Mecánico-eléctrica.

Durante la ceremonia, la Ing. Irene Alvarado Tabacchi, directora de estudios de la UDEP, afirmó que la Universidad ha procurado brindar una formación que no solo capacite a los graduados en una determinada tarea profesional sino que fomente y perfile sus convicciones y actitudes en bien de los demás.

“Ahora, enfrentarán una realidad en la que muchas veces no es fácil insertarse, porque el afán de superar y alcanzar el éxito o conseguir el puesto anhelado trae consigo un elevado nivel de competitividad. Deben saber que todas las organizaciones de nuestro siglo, necesitan más que nunca contar con personal que posea una profunda formación ética. Necesitan personas que favorezcan el desarrollo y la aplicación de valores comunes al quehacer laboral: honradez, sentido de justicia, laboriosidad, capacidad de liderazgo, trabajo en equipo y un gran sentido de solidaridad”, afirmó.

La Ing. Irene Alvarado consideró importante señalar que la educación recibida por los graduandos buscó siempre formar personas íntegras y firmes en la búsqueda de la verdad, “que comprendan a quienes no piensan igual que nosotros”.

Exhortó a los jóvenes estar atentos a que los avances tecnológicos no nos hagan perder de vista que trabajamos con personas: “Durante su paso por la universidad procuramos brindarles estas competencias, que les permitirán construir una sociedad en dónde no sólo importe que las cosas funcionen, sino que cada persona sea reconocida y valorada como tal. Precisamente, hacia la persona deben estar orientadas las soluciones y estrategias que se plantean para lograr una sociedad mejor; sin permitir que el ruido tecnológico nos haga olvidar que convivimos con personas, y que éstas son lo más importante de toda organización”.

Retribuir lo recibido

Jossie Fashbender graduada UDEP

Jossie Fahsbender, egresada de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales, tuvo a cargo el discurso en representación de todos sus compañeros graduados.

Por su parte, Jossie Fahsbender Valera, egresada de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales, responsable de leer el discurso en representación de los bachilleres, resaltó la idea de lo afortunados que son todos los graduados por haber recibido una formación de calidad.

“Es grande la deuda que tenemos con la sociedad, de retribuir con lo mucho que se nos ha entregado, de hacer que otros puedan tener esa chance de salir adelante. En la Universidad no aprendemos solo la matemática, lengua o historia; aprendemos cómo manejarnos en la vida, aprendemos de perseverancia, de esfuerzo, de honestidad. Aprendemos de puntualidad, trabajo en equipo e ingenio”, señaló la nueva graduada.

En otro momento, Jossie Fahsbender recalcó que los avances tecnológicos no deben opacar lo que se aprende en las aulas universitarias que, “no solo es teoría” si no “es escuela de vida”.

“He escuchado a veces, a modo de queja, que lo que aprendemos en la Universidad se vuelve obsoleto incluso antes de haber terminado la carrera. No estoy de acuerdo. Es cierto que la ciencia avanza a pasos agigantados, que los programas de cómputo cambian y que no siempre aprendemos las nuevas teorías de modo paralelo a su creación. Pero lo que se aprende en la Universidad no es solo teoría, es una escuela de vida. Nadie puede decir que lo sabe todo ni puede prevenir todo lo que va a necesitar saber pero la Universidad nos da una de las claves: aprender a aprender”, afirmó.

Jossie Fahsbender alentó a sus compañeros a poner todo lo aprendido por el bien de la sociedad: “No olvidemos que el estudio y los títulos que podamos alcanzar no son una meta sino un medio para lograr un objetivo mayor, que poco a poco vamos tratando de descubrir. No olvidemos que, el tener mayores conocimientos nos da una mayor responsabilidad: la de encontrar la forma de ponerlos al servicio de la sociedad. Nuestra conciencia no debe estar tranquila si no estamos seguros de que lo estamos haciendo”.

Reflexionar sobre la gratitud

“Verlos a ustedes esta noche, queridos graduados, nos reafirma en la valía de este proyecto universitario que emprendieron los primeros hace 47 años. La acogedora y pujante ciudad de Piura, es un agente comprometido y a la vez beneficiario del desarrollo sostenido del norte del país”, fue la primera reflexión que hizo la Dra. Mariela García, Vicerrectora Académica de la Universidad de Piura.

La autoridad académica refirió que la UDEP, año a año, trabaja por reafirmar su misión: “Con el buen ejemplo de quienes fueron los fundadores de esta aventura iniciada en abril del 69 –un verdadero milagro en el desierto-, queremos redoblar nuestra misión y continuar trabajando a favor de la formación de hombres y mujeres doctos con sentido cristiano de la vida, capaces de aportar lo mejor de sí mismos en el desarrollo socio-económico del país y de edificar familias sólidas y felices”.

En otro momento, la Vicerrectora Académica, animó a los graduados a reflexionar, brevemente, sobre dos ideas relacionadas con la palabra “gratitud”: a) El beneficio recibido y; b) El deber de correspondencia.

En relación a la primera idea, animó a los graduados a “estar convencidos de lo mucho que han recibido”. En ese sentido, afirmó que, “aunque tanto para la Universidad como para ustedes, estaba previsto que cada uno pusiera de su parte, aquello no resta mérito o virtud a quienes lo han hecho posible”.

Con respecto al deber de correspondencia, la Dra. Mariela García exhortó a los graduados a interesarse, junto a sus compañeros de promoción, “en formar parte de las distintas maneras posibles para colaborar en la concreción de los proyectos emblemáticos para las bodas de oro de la UDEP; entre ellos la Capilla universitaria y el Learning Center”.

Finalmente, la Vicerrectora Académica de la UDEP pidió a los graduados no olvidar afrontar los problemas de la vida apoyándose en sus familias y en su Alma Mater: “Que su forma de mirar las cuestiones a las que se enfrentarán, se verá influida por lo vivido en sus años universitarios y por la formación recibida en sus hogares, no hay duda alguna. Tienen un buen pasado, vienen de una familia con tradición, de ustedes depende escribir en adelante las páginas de su historia personal y un buen final”.