DISCIPLINA POSITIVA

“No es necesario lastimar para enseñar”

La Disciplina Positiva es una metodología educativa que tiene sus orígenes en la Primera Guerra Mundial, a través de los médicos Alfred Adler y Rudolf Dreikurs. En los años 80, Jane Nelsen la sistematizó y hasta hoy la difunde a través de publicaciones y talleres alrededor del mundo.

En el Perú, una de sus promotoras es Jaicy Blandin, quien además es profesora en el Programa Académico de Psicología. En esta entrevista, brinda más alcances sobre este método cada vez más aplicado por padres de familia e instituciones educativas.

Jaicy Blandin, aicy Blandin, docente del Programa Académico de Psicología, es psicóloga clínica y miembro de la Positive Discipline Association.  Además, está certificada como Entrenadora en Disciplina Positiva.

Jaicy Blandin, docente del Programa Académico de Psicología, es psicóloga clínica y miembro de la Positive Discipline Association. Además, está certificada como Entrenadora en Disciplina Positiva.

Cada vez se dictan más cursos de Disciplina Positiva. ¿Por qué tienen tanta acogida?
Por el impacto en los participantes. Esto, a su vez, porque están diseñados para ofrecer información valiosa y práctica de manera significativa, a través de un aprendizaje activo y divertido. Se brindan herramientas de crianza a través del desarrollo de actividades vivenciales que trabajan no solo a nivel racional sino también afectivo, donde ocurren los cambios verdaderos.

En el fondo, buscamos desterrar la idea implícita y tan arraigada en nuestra cultura de que debemos lastimar a los niños primero para enseñarles lo que está bien y lo que está mal.

¿La Disciplina Positiva se limita solo al ámbito de la crianza?
La Disciplina Positiva es más que un método educativo. Es una filosofía de vida que incluye principios y herramientas que, cuando son aplicados de forma creativa, pueden ser utilizados en cualquier contexto humano.

‘(…) buscamos desterrar la idea implícita y tan arraigada en nuestra cultura de que debemos lastimar a los niños primero para enseñarles lo que está bien y lo que está mal’.

¿Qué actividades son las que realizas en los talleres?
Aquellas relacionadas con la empatía. Los asistentes entran en el mundo de los niños para descubrir lo que están pensando, sintiendo y decidiendo en función a los métodos comunes que utilizan.

13087281_1756923507876785_1636362778042909597_o

¿Cómo cuales?
El tiempo fuera, los premios y castigos, los gritos.

Es decir, se ponen en el lugar de los hijos.
Sí, y al intercambiar experiencias efectivas y respetuosas -las que vamos desarrollando en los talleres-, experimentan una sensación única de comprensión, capacidad, confianza y poder, que los anima a llevar estos aprendizajes a sus hogares.

Los nuevos tiempos

¿Qué hay de malo en los castigos? Se supone que siempre fueron efectivos.
Los adultos que se encuentran inmersos en el tradicional paradigma educativo de dirección y control, pueden defender los métodos punitivos porque en realidad funcionan cuando el “mal comportamiento” de los niños se detiene inmediatamente ante un castigo, un grito, una amenaza, etc.

Sin embargo, los métodos de control rigurosos que funcionaron en otros tiempos, ya no son tan efectivos con los niños de ahora. La Disciplina Positiva te invita a hacer un cambio de paradigma, tomando en cuenta los resultados a largo plazo y no quedarnos con “lo que funciona” en el momento.

¿Tienen algún otro aspecto negativo?
El castigo termina generando en los niños resentimiento y minusvalía, así como actitudes de rebeldía, revancha o retraimiento: elementos negativos que distancian, hieren la autoestima y no fomentan el aprendizaje de habilidades para resolver problemas.

Entonces, ¿cómo se “pone orden”?
La Disciplina Positiva incorpora firmeza con dignidad y respeto, como un fundamento para la enseñanza de las habilidades para la vida y un sitio de control interno (Nelsen, 2009). Es un programa educativo teórico-práctico que combina equilibradamente firmeza y amor para promover relaciones humanas basadas en el respeto mutuo. ya que para los niños y jóvenes es vital sentirse conectados, capaces e importantes en los grupos a los que pertenecen. Ojo, no tiene nada que ver con el control excesivo o la permisividad.

‘(…) te invita a hacer un cambio de paradigma, tomando en cuenta los resultados a largo plazo y no quedarnos con ‘lo que funciona’ en el momento’.

Sabemos que algunos alumnos de Psicología se han certificado como entrenadores. ¿Por qué crees que se han interesado en el tema a tan corta edad?
Ellos han experimentado un ambiente de respeto mutuo en sus clases, han sido alentados a ser participantes activos y responsables de su proceso de aprendizaje, se han sentido aceptados, apreciados y empoderados en cada actividad propuesta, se han involucrado en la búsqueda de soluciones y en el reconocimiento del valor que tiene equivocarse y encontrar oportunidades de aprendizaje.

14141968_10153867182248339_2259118720258811704_n

Alumnos de Psicología en un taller de certificación de Disciplina Positiva.

Pienso que este clima “especial” de aprendizaje y acompañamiento les ha hecho saber que en su futura práctica profesional, el hábil manejo del mundo afectivo de las personas y el desarrollo de relaciones cercanas y respetuosas podrá hacerlos más eficientes como profesionales.