Piurano fue ordenado en Roma

Ricardo Bazán, exalumno de la UDEP, ya es sacerdote

Terminado el rito de la ordenación, 31 sacerdotes de 16 países del mundo, se unieron al celebrante principal para concelebrar la Santa Misa. Hubo dos peruanos en el grupo, uno de ellos es Ricardo Bazán.

P. Ricardo Bazán

P. Ricardo Bazán: “mi principal reto será hacer lo que hacen los sacerdotes”.

Hoy sábado, 29 de abril, fue ordenado sacerdote el piurano Ricardo Bazán Mogollón, exalumno de la Facultad de Derecho de la UDEP, miembro de la Prelatura del Opus Dei y exdocente de la Universidad de Piura. La ceremonia, que inició con la lectura del Evangelio, tuvo lugar en la basílica San Eugenio de Roma-

Uno a uno, los 31 candidatos de 16 países del mundo fueron llamados a recibir el Orden Sacerdotal. Luego de la homilía, siguieron las promesas correspondientes y la imposición de manos, de parte del cardenal Giuseppe Bertello, con los ordenados puestos de rodillas, el Obispo pronunció la fórmula de la ordenación tras la cual, ¡surgieron 31 nuevos sacerdotes! Seguidamente, todos los demás celebrantes también les impusieron las manos.

Investidos de la casulla, y una vez recibido los instrumentos propios de su ministerio (la patena y el cáliz), todos concelebraron la Misa, con el cardenal Giuseppe Bertello, gobernador del Estado de la Ciudad del Vaticano. También participaron Mons. Fernando Ocáriz, prelado del Opus Dei y Gran Canciller de la UDEP; el vicario general Mons. Mariano Fazio; el rector de la Universidad de la Santa Cruz, entre otros.

A la ceremonia de ordenación, que duró dos horas y media, asistieron también familiares y amigos de Ricardo Bazán y Andrés Echevarría, los dos únicos peruanos del grupo.

Durante la homilía, el cardenal Bertello recordó a los ordenandos que, para cumplir su misión, “deben tener con Jesús la misma relación que Él tiene con el Padre: mantenerse unido a Cristo, sin pensar en decir nada propio y considerando que sin Él no pueden hacer nada”. Ver más.

Unna vocación que se fue forjando
Desde Roma, el P. Bazán comenta que su vocación se fue forjando poco a poco: “En primer lugar con mi familia, de quienes recibí la fe y la primera formación cristiana; luego en el colegio Salesiano, donde aprendí a tratar a Jesús y a María Auxiliadora. Todo esto no se interrumpió durante mis años en la Universidad de Piura, más bien fue creciendo hasta que Dios me hizo ver que me llamaba para algo más. Descubrí el mensaje de San Josemaria y entré a formar parte del Opus Dei. Todavía no imaginaba que algún día sería sacerdote”.

El P. Bazán recuerda que en la UDEP tenía la oportunidad de ir a Misa todos los días y rezar en el Oratorio. “Además, el ambiente era muy bueno, en cuanto a los profesores y compañeros de clase que tuve. No todos pensaban de la misma manera y veníamos de distintos ambientes, cosa que fue muy enriquecedora. Años después, veo que allí Dios me preparaba para el sacerdocio”.

“Haré lo que hace un sacerdote”
Al preguntarle qué reto tiene como sacerdote, nos dice: “hacer lo que debe hacer un sacerdote, no veo otra cosa. Y eso consiste en estar disponible para lo que las personas necesiten”.  Añade que para hacerlo, “el sacerdote precisa de la ayuda de Dios, por eso pido a quienes me saludan por la ordenación, que recen por mí, de lo contrario poco puede hacer uno con sus propias fuerzas”.

Refiere que en una audiencia reciente con el Papa Francisco, al dirigirse a los futuros sacerdotes, con motivo de la Confesión, les recomendó: “nada de poner carteles en la iglesia diciendo que sólo habrá confesiones de tal a tal hora, sino que se confiesa cada vez que alguien lo pida al sacerdote. Esto es para mí como una idea madre para el sacerdocio. Como lo que recordaba San Josemaría, que no se cansó de pedir a los sacerdotes que dedicasen tiempo a la administración del perdón divino. Para que la voz misericordiosa de Dios llegue a las almas a través del sacramento de la Reconciliación, es necesaria una condición, casi obvia pero fundamental: estar disponible para atender a quienes se acerquen”.

Noticias relacionadas
Mi principal reto será hacer lo que debe hacer un sacerdote
Dos nuevos sacerdotes tendrá la prelatura del Opus Dei en el Perú
Más sobre Ricardo Bazán
Ser para los demás. Testimonios en video.