Investigación doctoral

Guillermo Dulanto: “Un país no desarrollará si la estructura del Estado es centralista”

Con la defensa de la tesis “Descentralización y subsidiariedad: el caso peruano”, el profesor Guillermo Dulanto Rishing obtuvo el grado de Doctor en la Universidad de Navarra, con la calificación ‘Cum laude por unanimidad’.

Guillermo Dulanto

En su investigación, el doctor Guillermo Dulanto, economista y docente de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad de Piura, aborda el proceso de descentralización en el Perú. Considera un análisis conceptual sobre la sociedad, la política y la formación del Estado. Asimismo, revisa “la subsidiariedad, que debe ser un principio rector en un eficiente proceso de descentralización; y explica porqué, históricamente, el Perú es un país centralista”. Además, detalla el proceso peruano, principalmente desde el año 2002.

El doctor Dulanto demuestra que un país no puede desarrollarse si la estructura del Estado es centralista. Indica que en algunas etapas, y por temas de eficacia, puede funcionar esta forma de Estado; pero, en el mediano y largo plazo es inviable porque genera heterogeneidades territoriales y desigualdades económicas, que trabarán el desarrollo de la sociedad en algún momento. Por ello, sostiene, hace falta diseñar desde el inicio, con sólidas bases humanísticas, un proceso de descentralización que sea políticamente viable, económicamente factible y socialmente aceptable”.

La tesis, dirigida por el doctor Agustín Gonzalez Enciso de la Universidad de Navarra (UNAV), fue sustentada el 24 de noviembre de 2017, ante el tribunal integrado por los doctores: Rafael Alvira Domínguez, Presidente (UNAV), Juan Andrés Muñoz Arnau (Universidad de La Rioja), Santiago de Luxán Meléndez (Universidad de Las Palmas de Gran Canaria), Alberto Angulo Morales (Universidad del País Vasco) y Rafael Torres Sánchez, secretario, también de la UNAV.

Perú, país centralista
En las conclusiones de su estudio, el doctor Dulanto Rishing afirma que el centralismo en el Perú tiene fuertes raíces históricas, por cómo se estructuró la economía en la Colonia y la República. “El centro, ubicado en la capital actuó en el siglo XX como una fuerza centrípeta que atrajo los mejores recursos hacia Lima, acentuando el centralismo existente”.

Asimismo, respecto a los intentos de descentralización emprendidos por el Estado Peruano indica: “estos han sido parciales e insuficientes, entre otras razones por el equivocado enfoque de desarrollo realizado y por la ausencia del principio de subsidiariedad, que debería ser bien aplicado en este proceso, que es político en su origen y debería ser eficiente en su aplicación”.

Nuevas líneas de investigación
Con su estudio, el profesor Dulanto deja abiertas líneas temáticas que pueden ser temas de futuras investigaciones. Por ejemplo, determinar: cuál debe ser el tamaño óptimo de una región, qué condiciones debe tener o cómo se puede revertir un proceso histórico de centralismo económico.

Asimismo,  según el nuevo doctor, también se puede investigar cómo debe ser la estructura fiscal para que haya un desarrollo equitativo de los territorios locales o  cómo aplicar el principio de subsidiariedad en un Estado de derecho que no tiene una autoridad separada del poder; también: cuáles son los tiempos y pasos que deben darse para que el proceso de descentralización sea realmente eficiente.

El rol de las regiones y de sus representantes
En la práctica, la investigación del doctor Guillermo Dulanto puede tener una gran incidencia política: “los gobernadores y congresistas regionales, y los alcaldes locales deben impulsar un nuevo proceso de descentralización con sólidas bases conceptuales y prácticas. Si no, el Gobierno nacional no lo hará.

La experiencia actual nos dice esto con mucha claridad. Ante un proceso fallido (mal diseñado e implementado) iniciado el año 2002, el Gobierno central ahora está recentralizando lo poco que se descentralizó. Si los que hacen política en las regiones creen que van a descentralizar pidiendo favores o haciendo lobby con el Gobierno nacional están muy equivocados. Solo prolongan una estructura del Estado que crea más problemas que soluciones en la sociedad”, subraya el investigador.