Historias detrás de un retrato

Docentes de la Facultad de Humanidades, artistas piuranos y un alumno dirigieron las reflexiones en torno al valor de la existencia humana, desde un enfoque antropológico y filosófico.

DZ8A7272-6 (Large)

El arte como responsabilidad social, la grandeza del mundo interior, el significado de la pobreza e indigencia y el compromiso personal con el otro son temas sobre los que se puede reflexionar a partir de la apreciación de retratos fotográficos, tal como lo hicieron en el conversatorio “Historias detrás de un retrato”, organizado por la Facultad de Humanidades.

Los artistas piuranos Alex Ramos y Mario Navarro, las docentes Priscila Guerra, Soledad Maldonado y María Graciela Crespo, y el alumno Jhon Santos fueron los ponentes de esta iniciativa realizada en el marco de la Semana Cultural de Humanidades. Desde un enfoque antropológico y filosófico, reflexionaron en torno al valor de la existencia humana.

DZ8A7303-16 (Large)

Alex Ramos destacó cómo el arte ayuda a mirar desde otra perspectiva la realidad que nos rodea. “A partir del arte se pueden tocar fibras sensibles y sensibilizar a la sociedad. Cuando esto suceda, vamos a empezar a cambiar de manera homogénea”, comentó.

Sin lugar a dudas, un retrato invita a ver qué hay detrás de la persona, a conocer su mundo interior. En palabras de Priscilla Guerra: “Un buen retrato es valioso en cuanto introduce a lo conflictivo, pero también a la grandeza de la naturaleza humana y al misterio del ser personal”.

Cada persona es única e irrepetible, no hay mundos interiores iguales. “La interioridad humana es desbordante, capaz de crecer, con anhelos y esperanzas. Un buen retrato te indica que lo que puedes capturar de una persona es solo una parte de toda su grandeza humana”, refirió.

DZ8A7261-2 (Large)

Soledad Maldonado planteó una idea distinta de indigencia. “Quizá la pobreza no sea carecer, sino tener demasiados bienes materiales. Lo que creemos que es pobreza, muchas veces representa riqueza de espíritu. Estas personas nos enseñan muchas cosas porque poseen las almas más bellas”, expresó.

La profesora Maldonado invitó también a reflexionar sobre la riqueza y el deber para con los demás. “En la muerte y el nacimiento, dos de los momentos más importantes de la existencia del hombre, precisamos de otra persona. Esta necesidad es propia  de la naturaleza humana”, afirmó, animando a los asistentes a no olvidarse del ‘dar’ a los demás.

DZ8A7286-12 (Large)

En esta misma línea de aprender a “donarse”, Jhon Paul Santos, alumno de la especialidad de filosofía, hizo hincapié en una tarea pendiente del universitario de hoy: el compromiso personal y real con el prójimo.