MAESTRÍA EN FILOSOFÍA (MAF)

“Hoy buscamos el reconocimiento a través de la estridencia”

El filósofo y novelista mexicano Héctor Zagal dictó clases en la MAF, en Campus Lima. Conocido por su afinidad a la cultura griega clásica, habla sobre el exhibicionismo en Internet y la vida buena.

Héctor Zagal, profesor de la maestría en Filosofía con mención en Antropología Filosófica.

Dr. Héctor Zagal (México), profesor de la maestría en Filosofía con mención en Antropología Filosófica, en una clase con la tercera promoción del programa.

En una de las sesiones de la maestría, habló acerca de lo público y lo privado en las personas. Para Héctor Zagal, esto último se pierde cada día más y “estamos acudiendo a un replanteamiento de estas definiciones, ya que los códigos han cambiado: la pérdida de un ser querido, la ruptura con la pareja, los estados de ánimo, todo ello ahora se publica en Internet; asimismo, nos encontramos con un orden legal que cada vez irrumpe más en lo privado”.

¿Es un problema que las personas quieran publicar aspectos de su vida más que antes?
Sí, porque eso supone caer en el exhibicionismo, lo cual es hacer cosas estridentes para llamar la atención. ¿Y cuál es el motivo de querer llamar la atención? El vivir de los likes, del qué dirán. Ese es el problema de fondo. Al respecto, Aristóteles ya se daba cuenta de que poner la felicidad en la fama era una mala estrategia, ya que la fama depende de los demás.

Pero, las personas necesitamos el reconocimiento de los demás…
Como decían algunos pensadores antiguos y medievales, el reconocimiento debe ser la consecuencia de una acción digna de ser “cantada” y, en ocasiones, buscamos el reconocimiento no con las acciones, sino con la estridencia.

Pasando a temas más felices, ¿por qué se dice que la vida buena no es igual a la buena vida?
Aristóteles no haría distinción. Lo que es una vida buena tendría que ser una buena vida. Hacer el bien debería darte satisfacciones personales, placer; si no lo logras, es porque algo estás haciendo mal. Por ejemplo, una vida plena es aquella donde sabes tener amigos, sabes trabajar, sabes divertirte, etc. Tenemos que aprender a encontrar satisfacción en aquello que tenemos que hacer. Se trata de administrar la existencia para sacarle el mejor partido posible.

El gran enemigo de la vida plena es el exceso. No podemos reducir los imponderables si ante el mundo no somos dueños de nosotros mismos.

¿Es algo así como el justo medio?
Sí, pero el justo medio no quiere decir mediocridad sino mesura o equilibrio, donde equilibrio es acierto. En cada momento debes sacar lo mejor.

En lo profesional, la vida buena muchas veces es difícil. Hay gente que trabaja, por necesidad, en actividades que no les gusta o no se relacionan con su profesión….
Aristóteles dice que en determinadas circunstancias graves, no se puede tener una vida buena. Lo único que puedes hacer, según la lógica aristotélica, es cambiar lo que puedes controlar, es decir, tu actitud frente al trabajo, tu carácter, del cual eres dueño.