¿Ideología de género en la educación básica en el Perú?

El Papa advierte que con la ideología de género se está desatando una nueva y torpe colonización ideológica que busca: destruir la familia y construir en su lugar, otros modelos al capricho de una minoría.

Me parece muy interesante comentar con los lectores de El Tiempo, un tema  abordado por el Papa Francisco al regreso de uno de sus últimos viajes pastorales a la Europa del Este. Se ha   referido a la actual  Ideología de género, asunto que –me consta– preocupa a muchas familias piuranas, debido a la pretensión del Ministerio de Educación de incluir material sobre este tema en manuales para la educación básica en el Perú.

Este manual se basa, precisamente, en postulados de esa teoría del género, que en ningún colegio se ha explicado a los padres, pero que contiene una visión excéntrica de lo humano, diversa al ser personal y que se enseñaría, por imposición, a partir de este año. Pienso que esto debería rectificarse, dado que no vivimos en un régimen de dictadura.

Aparte de ser un asunto que las nuevas autoridades deberán afrontar, creo que, viviendo en un sistema democrático, es oportuno informar a todos los peruanos cuáles son los orígenes y los cimientos de esta nueva ideología, que el papa Francisco ha equiparado a la Ideología comunista. La Oficina de Prensa Vaticana ha difundido las ideas de fondo del pensamiento del Pontífice argentino, que me parece conveniente que divulguemos en Piura.

El Papa sostiene que el igualitarismo utópico, inexistente en la realidad, propugnado por la ideología de género, está basado en el mismo marxismo del siglo XX, obsoleto e incapaz de forjar, sin  libertad, la vida social y económica del mundo. Fracasó y lo vimos caer junto al Muro de Berlín el siglo pasado, a fines de los noventa. Por eso, advierte, con la ideología de género se está desatando una nueva y torpe colonización ideológica que busca, otra utopía: destruir la familia y construir en vez de ella otros modelos al capricho de una minoría. Añado que el Papa los considera inmorales.

Es un tema abierto que  se debe revisar. Las nuevas autoridades deben  escuchar el sentir de los padres  de familia, a quienes corresponde decidir qué tipo de educación quieren para sus hijos, también en el ámbito de los principios éticos y de las creencias religiosas. Estos son derechos naturales de la familia, y del ser humano, que el Estado está en la obligación de apoyar.