GERMÁN GALLARDO

“La dirección de proyectos es profundamente humana, no es un tema técnico”

"Un moderno director de proyectos debe enfocarse, además de las habilidades técnicas, en las competencias de comportamiento y de contexto de su equipo", afirma Germán Gallardo.

Las competencias de comportamiento y de contexto, además del conocimiento técnico de los colaboradores, son esenciales en una moderna dirección de proyectos, asegura Germán Gallardo, presidente de la certificadora IPMA Perú.

Un moderno director de proyectos debe enfocarse, además de las habilidades técnicas, en las competencias de comportamiento y de contexto de su equipo. Ejecutar un proyecto teniendo como centro al colaborador es la clave para el éxito del mismo, sostiene Germán Gallardo, presidente de IPMA Perú.

13135653683_4b57f4db90_z

“Evidentemente, hay que cuidar costo, calidad y tiempo de los proyectos… Si solamente se restringe a cuidar esas tres áreas, esa dirección de proyectos no queda completa. Se necesita darse cuenta que los proyectos los realizan las personas. La dirección de proyectos es humana, no es un tema técnico. Detrás de la calidad y el costo, están las personas y son ellas las que marcan la diferencia”, indica.

Según explica el profesor de la Universidad de Piura, las competencias de comportamiento de un director se miden por la creatividad, innovación, capacidad de enseñanza, autocontrol, resolución de conflictos y empatía con los miembros del equipo. En tanto, las capacidades de contexto se refieren a la capacidad de situarse en el tiempo y espacio, tener en cuenta el origen y la naturaleza del proyecto mismo.

Por ejemplo, si el contexto de un proyecto es el sector público, entonces, el director debe entender la gran política y el programa bajo el cual está inscrito el proyecto. En cambio, el director de un proyecto desarrollado en el lado privado tiene que ver con necesidades, ofertas y demandas del mercado.

El colaborador

Además de los indicadores tradicionales para medir el éxito de un proyecto, es importante, en una dirección moderna de proyectos, saber si las competencias de las personas han mejorado y evaluar si las competencia de comportamiento creció o disminuyó.

“El proyecto debe tener indicadores también sobre las competencias de las personas. Es posible lograr que, al mismo tiempo, se llegue a costo, calidad y tiempo y se llegue a un desarrollo de las habilidades y capacidades de las personas”, explicó.

IPMA Perú
La confederación mundial IPMA nació en 1965 en Viena y, desde entonces, varias organizaciones alrededor del mundo han desarrollado y aplicado un modelo de evaluación de competencias.

Así, IPMA Perú entrega certificaciones a profesionales que asumen el liderazgo en sus áreas de trabajo. Hasta el momento, ha certificado a unos 50 colaboradores. Según Gallardo, los rubros más interesados son construcción, pesquería, tecnologías de la información y el sector público, específicamente, la gestión de las municipalidades.

 

Esta publicación fue escrita en la sección Campus. Guarda el enlace.