Dr. Javier Vidal

“La investigación educativa debe ser una actividad propia del docente”

El doctor Javier Vidal, especialista en Investigación Educativa de la Universidad de León, España, destaca la importancia de investigar para buscar solución a los problemas que afronta el profesor. Es docente del doctorado en Educación.

Javier Vidal (1)

El doctor Vidal estuvo en la Universidad de Piura. Durante su estadía en Piura, dictó clases en el Doctorado de Educación y un curso sobre Investigación educativa en la Facultad de Ciencias de la Educación en Campus Piura. En la siguiente entrevista nos da algunos alcances sobre este tema.

¿Por qué es esencial la investigación en Educación?
Aunque la investigación siempre se la ha vinculado a la Química, Física, Astronomía u otras ciencias, la investigación es imprescindible en la Educación porque los problemas que tienen los profesores en el aula no son siempre los mismos y las técnicas conocidas para resolverlos no siempre funcionan. El análisis y diagnóstico del contexto específico donde se dan los procesos de enseñanza-aprendizaje y la evaluación de lo que se está haciendo para proponer mejoras, son claves. No se puede hacer una buena educación si no está ese espíritu de evaluar lo que se hace para mejorarlo.

En qué sentido, ¿el uso de las tecnologías favorece la investigación?
El uso de las tecnologías para mejorar la investigación y el aprendizaje es cada vez más necesario y tiene unos resultados buenos. Pero  corremos un riesgo: convertir el medio en el fin. La tecnología debe ser un medio. El mero hecho de usarla no garantiza que estemos haciendo las cosas bien. Una lección magistral, un trabajo en grupo, una lectura de textos, la redacción de un ensayo, pueden no necesitar tecnologías, pero siguen siendo herramientas útiles. Lo que no podemos hacer es que sean solo esas herramientas. También tenemos que usar ordenadores, tabletas, realidad virtual o aumentada, internet, laboratorios virtuales. Unas cosas y otras deben estar al servicio de la adquisición de competencias.

¿Hacia dónde debe orientarse la investigación de los profesores?
La investigación apunta a hacia cualquiera de los problemas que tiene la Educación. Hay investigaciones destinadas mejorar aspectos básicos del aprendizaje, como la lectoescritura o las matemáticas. También están las que tratan a los alumnos tienen determinadas necesidades educativas especiales. Otras realizan análisis y programas de mejoras de la enseñanza en todos los campos, como didácticas de las matemáticas, de las ciencias sociales, de la lengua,…  Hay quienes estudian aspectos vinculados a la orientación académica, a la gestión de los centros, al impacto de las nuevas tecnologías. En realidad no hay una línea de investigación prioritaria porque la investigación educativa está vinculada a todos los aspectos de la acción docente y el aprendizaje de los niños y niñas.

¿Cómo motivar a los profesores para que investiguen y aporten cosas nuevas?
Los contextos son los que mandan. Hay veces que los profesores, en determinadas circunstancias, no tienen tiempo para hacer nada más que atender a sus alumnos en el día a día. Exigirles que vayan más allá sería ineficiente y motivarles sin incentivos casi imposible.

Si se quiere que los profesores hagan cosas nuevas, el mejor mecanismo es el de incentivos frente a las sanciones. Disponer de un sistema que permita premiar, de alguna forma, a la gente que se está actualizando a través de cursos de formación o proyectos de innovación que realicen en su aula, es el mecanismo más adecuado. Desde luego, para esto se requiere de más recursos económicos.

¿Cuál cree que deba ser la actitud de un estudiante del doctorado en Educación?
Pienso que deben ser conscientes de que la investigación no surge de grandes conocimientos metodológicos ni de conocimientos profundos de las ciencias, sino que surge de problemas reales. En Educación, hay que estar muy atento al entorno para encontrar problemas que queramos solucionar.

En este campo, no debemos terminar ninguna investigación con mero conocimiento, sino que siempre tenemos que proponer mejoras. Una investigación que culmine con explicaciones del porqué suceden las cosas,  y no con soluciones aunque sea a un nivel muy básico no es una investigación cerrada. La actitud debe ser la de mejorar la educación dentro del contexto en el que se muevan.