Exalumno y exprofesor de Derecho

Ricardo Bazán: “mi principal reto será hacer lo que debe hacer un sacerdote”

El diácono Ricardo Bazán, exalumno y exdocente de la Facultad de Derecho de la Universidad de Piura, será ordenado sacerdote este sábado 29 de abril, en la Basílica San Eugenio de Roma, Italia.

Ricardo Bazán
El piurano Ricardo Bazán Mogollón será ordenado junto a otro peruano, Andrés Echevarría Escribens, y a 29 fieles más del Opus Dei, de distintas nacionalidades. La ceremonia, que se realizará a las 9 de la mañana (hora peruana) será transmitida en video desde la página www.opusdei.org.pe Más detalles.

Ricardo Bazán estudió Derecho en la UDEP (2004-2009), donde promovió la creación de la revista jurídica de estudiantes Ita Ius Esto. En este periodo, integró el Coro de la UDEP, dirigido por el maestro Arturo Hernández.

“Armonizó muy bien la actividad artística —siendo barítono— con sus estudios de Derecho, que culminó satisfactoriamente. Con el Coro, actuó en varios conciertos con la Orquesta Sinfónica Municipal de Piura”, recuerda el doctor Luis Eguiguren. Al titularse de abogado, dictó clases en Campus Lima hasta el 2012, cuando viajó a Roma a completar sus estudios de Teología.

Un mensaje para el norte: “Dios no defrauda”
Desde Roma, a escasas horas de su Ordenación, el diácono piurano manifiesta que ha seguido de cerca las situaciones que le han tocado vivir al país, especialmente al norte. “El dolor es un gran misterio, es en esas circunstancias cuando más debemos recurrir a Dios, pegarnos a Él. Allí entra en juego la fe y la esperanza, y si parece que no se podrá, entonces le pedimos que nos aumente la fe. Al mismo tiempo, si estamos unidos a Dios ante esas circunstancias, ello nos ayudará a saber afrontarlas, como lo están haciendo ahora mismo”.

Expresa, también, que ante tantas pérdidas materiales y humanas ha visto “cómo los peruanos se han unido con grandes muestras de solidaridad y olvido de sí. Dios no defrauda, pero hay que acudir a Él y no separarnos”, enfatiza.

Papa Francisco es un ejemplo a seguir
Hace algunos meses, al ser ordenado diácono, Ricardo Bazán refirió que el sacerdote de hoy debe ser ‘sacerdote’ en la real dimensión de la palabra. “Eso es lo mejor que puede y que debe hacer, pues si bien el mundo o nuestra sociedad parecen​ estar convulsionad​os, las personas mantienen el sentido de lo sobrenatural, ​el sentido ​de Dios (…) Creo que la labor actual del sacerdote nos la​recuerda constantemente el Papa Francisco: salir al encuentro de la gente”, comentó desde Roma.

Ahora, casi a punto de recibir el Sacerdocio, ha declarado: “La ordenación sacerdotal, que estoy por recibir, es para mí un gran don de Dios, y ¿cómo decirle que no a Dios? Rezo para que el Señor mande más vocaciones sacerdotales, porque hacen mucha falta, y además, que sean sacerdotes santos: la gracia de Dios nunca faltará. Pienso que es una aventura maravillosa y un trabajo, si podemos llamarlo así, gratificante”. Lea más, aquí.

Asimismo, nos comenta que ha recibido del Papa Francisco un muy buen ejemplo de lo que es ser sacerdote: “cada miércoles puede pasar hasta una hora saludando a personas y enfermos, sin distinción alguna. Además, se toma el tiempo de contestar una carta de alguien que le escribió contándole un problema, o visita a los presos de un penal y decide almorzar con ellos y escucharles uno a uno”.

En ese sentido, Ricardo Bazán dice que su principal reto es “hacer lo que debe hacer un sacerdote, no veo otro. Y, eso es: estar disponible para lo que las personas necesiten”. Por eso, añade, “pido a la gente que me saluda por la ordenación, que rece por mí, de lo contrario poco puede hacer uno con sus propias fuerzas”.
Más sobre Ricardo Bazán