CYNTHIA BRICEÑO PUBLICA SU SEGUNDO POEMARIO

“«Torna sol» asume el dolor, pero con él se torna a buscar vías de esperanza”

A decir del doctor Marco Martos, reconocido escritor, poeta, periodista y expresidente de la Academia Peruana de la Lengua, en Torna sol «lo tradicional y lo novedoso parecen darse la mano».

Cynthia Briceño, docente de la Facultad de Humanidades, ya escribía algunos versos sueltos y también acrósticos a los 8 años. Los primeros poemas que leyó le despertaron una gran atracción por el lenguaje. Así, poco a poco, fue descubriendo esta otra posibilidad de expresión, que le permitía comunicarse plenamente.

Cynthia Briceño.

Cynthia Briceño.

Antes de «Torna sol», Cynthia Briceño, profesora de Lengua y Comunicación y Literatura Universal, publicó «Entre el pretérito perfecto y el futuro indefinido», en el 2012.

En tus poemas, constantemente haces referencia a elementos de la naturaleza, ¿qué significa esta para ti? 

La naturaleza guarda una estrecha armonía con nuestra existencia. Los diferentes elementos que la conforman no solo nos ofrecen luz, sombra, brillo, calor, color, frescura, agua, frutos, alegría, etc., sino que, además, están ahí para hacernos más humanos, para que desarrollemos virtudes, para enseñarnos a vivir: la naturaleza nos muestra, por ejemplo, que la semilla cuando cae en buena tierra, crece; que los árboles «mueren de pie»; que no podemos subestimar al grano de mostaza, que el bambú cuanto más alto, más se inclina, que todos los días amanece, etc. La naturaleza es una gran maestra, y la poesía toma de ella las mejores metáforas y analogías.

¿Podría decirse que tus poemas cuentan historias?

No las cuentan, pero recrean situaciones y momentos que forman parte de historias. Y, hay también historias que quedan suspendidas en el presente. Esto es propio de la realidad literaria.

La mayoría de tus poemas manifiestan dolor, salvo «Vida diferida», ¿por qué?

El dolor es inevitable, y «Vida diferida» tiene el valor de aceptar su presencia. La poesía no puede eludir el dolor porque sabe que este nos capacita para afrontar con sentido el sufrimiento. Cada ocasión de dolor nos permite soportar la siguiente con madurez e inteligencia, con fortaleza y prudencia, en tanto hayamos aprendido a reconocer y estimar los motivos por los que luchamos contra ese sufrimiento. De esa manera, también valoramos más las razones de nuestra felicidad. Todo ello nos lo demuestran los grandes poemas y epopeyas de la literatura clásica… Recordemos a Ulises, por ejemplo, o a Aquiles, «el de los pies ligeros». El dolor, asimismo, nos hace humildes y nos acerca a la fe cuando reconocemos que nuestras fuerzas no son suficientes. «Torna sol» asume el dolor, pero con él se torna a buscar vías de esperanza.

torna sol cynthia briceño

En «Torna sol» se aprecian diversos temas: la vida, la muerte, tu niñez, la decepción…, ¿son aspectos que te preocupan o son producto de tu observación del mundo?

Sí, los que mencionas son temas recurrentes, y se constituyen en la síntesis de experiencias y de mi percepción del mundo. Si bien en «Torna sol» se ubica un recuerdo vivo de Yacila, «Yacila» es un recuerdo vivo de cualquier playa del planeta; «Plegaria», por ejemplo, puede «estar subiendo», en estos momentos, hacia el cielo de alguien en alguna parte del mundo. Esto quiere decir que, en «Torna sol», las vivencias individuales y las reflexiones de la realidad buscan convertirse en experiencias trascendentales.

¿También has escrito narrativa?

Sí, pero no he publicado. He escrito algunos cuentos (en realidad, pocos), la mayoría relacionados con el lenguaje y el dialecto piurano; y, otros de temática universal. Por ahora, se están nutriendo, deben crecer.