Martín Sarango, científico egresado de UDEP

“El Perú sí puede exportar ciencia con muy alto valor agregado”

En el marco del 486 aniversario de Piura, la Municipalidad otorgó la medalla de oro de la ciudad y la distinción de Hijo Predilecto, al científico e investigador piurano Dr. Martín Sarango Águila.

Los doctores Antonio Mabres y Martín Sarango, maestro y alumno, se reencontraron en el homenaje.

En el acto se reconoció el trabajo y trayectoria de Martín Sarango realizado dentro y fuera del país, además de su contribución a la industria aeroespacial. Se destacó entre sus logros distinciones como Ingeniero Peruano de Vanguardia, premio al Empresario Científico Tecnológico del Perú, premio de Jóvenes Científicos otorgado por la Unión Internacional de Radio Ciencia (Ursi por sus siglas en inglés), Membresía Senior del Institute of Electrical and Electronics Engineers IEEE, entre otros. También es autor de más de 40 publicaciones en Journals y Proceedings Internacionales sobre  Radares y Sistemas de Teledetección y Observación Aeroespacial.

En el discurso de orden, el doctor Antonio Mabres dijo que el doctor Martín Sarango es uno de los muchos piuranos egresados de la UDEP, que han salido de Piura por necesidades de su desarrollo profesional. En su caso, primero por los estudios de posgrado realizados en Europa, y luego por los sucesivos retos profesionales que ha emprendido, siempre con el estímulo de dejar en alto el nombre de Piura.

El alcalde de Piura, Oscar Miranda, entrega la Medalla de Oro de la Ciudad, al doctor Martín Sarango, declarándolo Hijo Predilecto de Piura.

Evocó algunos recuerdos de la etapa de estudiante del homenajeado. “Martín fue mi alumno en el curso Cálculo Numérico y Programación, del programa académico de Ingeniería Industrial de la UDEP. Un buen alumno. Allí comenzó su interés profesional por los sistemas. Aprendió un lenguaje de programación muy básico, el BASIC, y pudo diseñar y ejecutar sus primeros programas de cómputo en la primera computadora, una Digital PDP 11, con varios terminales, que tuvo el Centro de Cómputo de UDEP, que dirigía el querido Ing. Rafael Estartús por la década de los 80. Sin duda, recibió enseñanzas para toda la vida, más allá de las académicas”.

Mencionó que a los dos meses de egresar sustentó su tesis para el título de Ingeniero Industrial, e inmediatamente viajó a San Sebastián, España, al Tecnun, entonces el CEIT (Centro de Estudios e Investigaciones Técnicas de Guipuzcoa), adscrito a la Escuela Superior de Ingenieros Industriales de la Universidad de Navarra. Allí consolidó su vocación por la investigación aplicada y cubrió la primera etapa del doctorado, que luego finalizó en la Universidad Politécnica de Cataluña (UPC) de Barcelona, en la Escuela Superior de Ingenieros de Telecomunicaciones.

El homenajeado con el gobernador regional Reynaldo Hilbck, los congresistas Karla Schaefer y Freddy Sarmiento, y el alcalde Oscar Miranda.

Sobre la tesis doctoral del doctor Sarango, el doctor Mabres destacó que la defendió ante un Jurado internacional con miembros de diversas universidades. “Estuvo invitado también el doctor Ronald Woodman Pollit, ilustre paisano, quizá el más importante maestro que ha tenido Martín en su formación científico – tecnológica”, remarcó.

La tesis doctoral que el doctor Sarango defendió en BCN recogió el trabajo que había realizado para el Proyecto del Perú en la Antártida, de instalación de un Radar MST (similar al del Campus Piura), proyecto que lideró el IGP y en el que participó intensamente la UDEP.

“Martín, bajo la dirección del Dr. Woodman, tuvo a cargo el diseño del sistema del radar, con una tecnología propia del Perú, basada en investigaciones del Dr. Woodman. Han sido muy relevantes y pioneros para la comunidad científica internacional los resultados de las investigaciones llevadas a cabo en la Antártida con ese radar, lo que también contribuyó a consolidar la pertenencia del Perú al Tratado Antártico como miembro consultivo de pleno derecho. Podemos decir que es el primer proyecto de gran relevancia en el que participó activamente el Dr. Sarango”.

El destacado piurano dirige unas palabras a los asistentes.

Experto en sistemas espaciales
Al agradecer el homenaje, al que asistieron familiares, amigos y autoridades de Piura, Martín Sarango compartió algunas vivencias sobre su trayectoria profesional, como la experiencia de haber integrado, en el 2004, el equipo técnico en el procedimiento de cuenta regresiva para el lanzamiento del cohete Terrier-Orion de la NASA con “Perseus”, la primera sonda espacial peruana, desde la base ubicada en la isla Roi-Namur, en el Pacífico.

Recordó que el 2014 participó como experto en sistemas espaciales en el programa satelital Perú SAT-1 y como representante del Estado peruano en una capacitación en Francia, en la planta de sistemas espaciales de Airbus Defense and Space. Ahí conoció y supervisó el proceso de fabricación y pruebas del sistema satelital Perú SAT-1.  En el 2016, fue el responsable técnico del equipo peruano en el lanzamiento del cohete VEGA de Arianespace y el satélite PerúSAT-1, en el Puerto Espacial Europeo de Kourou, en la Guayana Francesa.

El Hijo Predilecto de Piura, con su esposa e hijos, y el Dr. Mabres.

Sí se puede exportar tecnología
Sarango considera como el proyecto más ambicioso de su vida profesional la empresa de ingeniería, consultoría y tecnología electrónica que creó, “Sarango Industrias Tecnológicas”, especializada en Radares, Instrumentación Aeroespacial, Telecomunicaciones, y Sistemas de Control de Tráfico Aéreo; incluyendo entre otras cosas la fabricación de radares VHF para Vigilancia Aérea y Observación Aeroespacial.

“Esta experiencia empresarial ha sido muy rica en aprendizaje, no solo por los logros obtenidos, sino también por los sinsabores y retos resueltos y por resolver. A la vista de nuestra realidad, donde no abunda el esfuerzo innovador, ésta es sin duda, una pequeña pero importante muestra de que el Perú sí puede exportar conocimiento y productos terminados con muy alto valor agregado. Sí se puede aprovechar nuestra materia gris para generar valor y riqueza en base a la capacidad científica y tecnológica del talento nacional; y sin recurrir a lamentables prácticas de corrupción”, anotó.