Ministerio de Relaciones Exteriores y UDEP

Instituciones se alían para optimizar el Programa Nacional Antártico

Un convenio, que brinda un marco general de cooperación para el desarrollo de actividades de investigación e innovación tecnológica en el continente antártico, han firmado el Ministerio de Relaciones Exteriores del Perú y la UDEP.

El objetivo general del convenio con el Ministerio de Relaciones Exteriores es mejorar el Programa Nacional Antártico del Perú, mediante el impulso de proyectos de investigación en y sobre la Antártida, que promuevan su conocimiento.

Tras la suscripción, el rector de la Universidad de Piura, doctor Antonio Abruña, señaló que esta alianza da la posibilidad de que oficialmente la UDEP continúe realizando investigaciones sobre la Antártida.

Asimismo, dijo, es importante que podamos participar en proyectos “sobre un tema que es muy importante para el Perú, también para nosotros, y que tiene gran trascendencia mundial, sobre todo debido a los cambios climáticos, en el cual tenemos grandes expertos y hemos realizado muchos estudios e investigaciones”, indicó.

Por el Ministerio de relaciones Exteriores estuvo Julio César Cadenillas Londoña, ministro consejero y director regional de la Oficina Desconcentrada Piura.

La idea del convenio, señala por su parte el doctor William Ipanaqué, surgió a raíz de la conmemoración de los 30 años de la primera expedición científica a la Antártida, celebración organizada por la Cancillería peruana. En esta, se recordó que la Universidad de Piura ha participado en importantes investigaciones en la Antártida, a través de la ejecución de proyectos desarrollados en la base científica peruana Machu Picchu, con investigadores del Instituto Geofísico del Perú (IGP) y de la Universidad de Colorado Boulder.

Así, investigadores de la UDEP, por ejemplo, participaron en las expediciones realizadas por el Perú a ese continente, de 1994 a 1998 y la del 2006, para desarrollar proyectos colaborativos con el IGP y la Marina de Guerra del Perú, como la instalación, operación y procesamiento de datos obtenidos por el radar que medía vientos troposféricos (de baja altura) entre 2 a 15 km, y el estudio de los ecos mesosféricos polares, detectados entre los 70 y 100 km de altura.