Leslie Young

“Las universidades requieren investigadores estratégicos y creativos”

La vicedecana de Desarrollo y Calidad de Medicina participó recientemente del Curso Internacional de Decanos organizado por el Servicio Alemán de Intercambio Académico (DAAD) y la Conferencia de Rectores de las Universidades Alemanas (HRK).

El curso, que reunió a 25 decanos y vicedecanos de Latinoamérica y el Caribe, desarrolló temas de planificación estratégica de la facultad, Gestión financiera, Gestión de calidad y Gestión de recursos humanos con el objetivo de mejorar los procesos de gestión e investigación en las universidades.

Conversamos con la doctora Leslie Young sobre su experiencia en esta actividad.

 ¿Cómo perciben en Europa la realidad universitaria en Latinoamérica?

La perciben como una realidad muy pobre aún, en especial el tema de la investigación.

Son conscientes de las dificultades económicas y de recursos para investigar, en comparación con las universidades de Europa y Estados Unidos que cuentan con fondos y recursos dedicados a ello. Sin embargo, los profesores que dictaron los talleres nos propusieron que los directivos de Latinoamérica lo asumamos como un reto y no como una excusa. Que seamos creativos y participemos de todos los concursos para desarrollo y financiamiento de investigación que podamos.

Las facultades, ¿cómo pueden aprovechar sus recursos para investigar?

Lo fundamental es que cuenten con líneas de investigación muy claras, sino puede ocurrir que, habiendo pocos recursos, cada investigador desarrolle investigación sobre lo que le guste e interese. Eso no está mal; sin embargo, si tienes pocos recursos asignados en investigación y debes decidir en qué invertirlos, debes asignarlos con criterios estratégicos.  Además, ello no implica solo los capitales económicos o de infraestructura, sino en especial el capital humano.

Si la facultad tiene unas líneas claras sus lineamientos de investigación, puede saber qué tipo de personal contrata para desarrollar esos proyectos.

Leslie Young en el curso internacional en el que participaron 25 autoridades de diversas universidades de Latinoamérica y El caribe.

¿En base a qué criterios una facultad puede decidir sus líneas de investigación?

La facultad tiene que observar su realidad: qué personal tiene, con qué recursos económicos y de infraestructura cuenta, qué necesidades tiene el entorno en el que se desarrolla y cómo quiere y puede contribuir a la comunidad.

En base a esa realidad, los directores podrán converger y exponer los intereses de la facultad con las preferencias de los investigadores, porque tampoco se les puede poner investigar a los docentes en temas que no son de su especialidad.

Hoy en día los rankings toman importancia para valorar la reputación de una universidad, ¿cómo impacta el trabajo de investigación en estos campos?

Es importante que la universidad se centre en las realidades de su entorno y que responda a las deficiencias sociales a través de la investigación, porque como universidad su núcleo básico debe ser la docencia y la investigación en servicio del desarrollo de la sociedad. Entonces, es verdad que hay muchas universidades cumpliendo su misión, pero no todas a través de la investigación o aportando a las necesidades reales de su entorno.

Debemos pensar qué investigaciones contribuyen a nuestro país, a la región. No pensemos tanto en los rankings o en el número de publicaciones, porque del millón de publicaciones, un alto porcentaje son de temas que nadie lee, que no contribuyen a la realidad y eso no está bien. Es una mala práctica que se debe evitar estimulando una producción científica constructiva.

¿Cómo fortalecer la investigación de Latinoamérica en un contexto donde hay mucha fuga de talentos?

 En Latinoamérica, la gente observa mucho a Estados Unidos, Europa, y otros países.  Pero, luego de interactuar con estos decanos, todos nos dimos cuenta de que la potencialidad de cada universidad es muy alta y que la forma de hacer las cosas en las universidades de la región es buena y muy competente. Un investigador puede hacer un estudio en Ecuador, luego un posgrado en Colombia, en Argentina y, en otros países de la región sin tener que ir a Estados Unidos o a Europa. Al contrastar la calidad y el esmero de cada facultad en sus programas académicos nos dimos cuenta del gran valor que tiene las universidades en Latinoamérica.

Sobre el curso

La Universidad de Alicante y la Universidad de Saarland fueron las encargadas de organizar el curso que se centra en la formación de los decanos de las instituciones de educación superior (IES) en América Latina y el Caribe (LAC) y forma parte del Dialogue on Innovative Higher Education Strategies (DIES) organizado por el Servicio Alemán de Intercambio Académico (DAAD) y la Conferencia de Rectores de las Universidades Alemanas (HRK).

El objetivo principal fue reunir a decanos y vicedecanos recién elegidos de universidades de Argentina, Belice, Bolivia, Colombia, Costa Rica, Cuba, República Dominicana, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay y Perú para permitirles enfrentar los desafíos inherentes a sus funciones.

Planificación estratégica de la facultad, Gestión financiera, Gestión de calidad y Gestión de recursos humanos fueron claves en el curso, que incluyó también un taller de habilidades blandas.