Ing. Segundo Díaz

“Necesitamos una política de estado sostenible para el sector pesquero”

El superintendente de la pesquera Copeinca, Segundo Díaz, ofreció una conferencia a estudiantes de la Facultad de Ingeniería (Campus Piura) sobre la situación del sector pesquero en el país.

En una conferencia con los alumnos del curso de Sistemas Automáticos de Control, del programa académico de Ingeniería Mecánico Eléctrica (IME) de la UDEP (Piura), el ingeniero Segundo Díaz, superintendente de la empresa pesquera Copeinca – Planta Bayóvar, analizó la ausencia de políticas de estado a corto plazo en beneficio de la pesca del país. Copeinca es una de las empresas pesqueras líderes en el país y tiene la cuota más alta para la anchoveta.

“En el Perú no tenemos una política de estado sostenible con respecto a la pesca. Hay cambios de mando cada semestre, cada año. Entró este gobierno, cerró la investigación productiva y empezó con un proyecto, que aunque es muy importante y ambicioso, los resultados se verán recién en diez o veinte años. Mientras tanto, se necesitan otras formas en las que el Estado promueva la pesca”, sostuvo.

El ingeniero recalcó que si el estado diera  facilidades, se podría cambiar la exportación de materia prima por productos pesqueros de valor agregado, que se traducen en mejores beneficios para el sector. “En China hay una demanda prioritaria de pota, podemos dejar de vender filetes precocidos, y hacer, por ejemplo, hamburguesas, nuggets y  toda una gama de productos con valor agregado. En el caso de la merluza, en vez de exportar filete congelado, se podría llevar rodajas empanizadas. Pero, para ese cambio de visión, se necesita un impulso que provenga del gobierno”, detalló.

Asimismo, añadió que la anchoveta es otro de los recursos marinos que representa una gran oportunidad para el país, no solo en temas de ventas. “Menos del 1% de la extracción de anchoveta se destina para el consumo humano directo (la mayor parte se procesa para obtener harina). Sin embargo, este producto podría ayudar a combatir la desnutrición en el Perú y en el mundo. Hay que concientizar a la población”, manifestó.

Reforma en el sector
Al referirse a la extracción de los recursos marinos en el Perú, el ingeniero Segundo Díaz manifestó que la actividad extractiva podría optimizarse si el Gobierno mejora la reglamentación y fiscalización de la actividad pesquera artesanal e industrial.

“Hay un conflicto permanente entre pescadores industriales y artesanales, que tiene que ver con un poco de cultura. El Estado no permite a los industriales usar embarcaciones más grandes porque compiten con los artesanales, pero deben saber que existen diferencias marcadas entre ambos”, aseguró.

Díaz aclaró que la pesca artesanal se puede transformar si se logra combatir la informalidad y la corrupción que hay en el sector. De esa forma, “podría convivir” con la pesca industrial, pero para ello, “la autoridad tiene que fiscalizar de manera adecuada y transparente para recuperar la confianza de la población”, concluyó.